(flickr)

El periódico alemán Die Welt publica un texto firmado por Stefan von Borstel titulado así, ¡Que vengan los españoles!. En él se defiende que “aumenta la inmigración desde los países en crisis” y que “Eso es bueno para Alemania”,  “Debido a la evolución democráfica se van a necesitar 6,5 millones de trabajadores en el 2025″…”Su número es todavía pequeño, pero ya están viniendo médicos de Grecia, ingenieros de España, cuidadoras de Portugal…”

“Huyen de la crisis, del desempleo y de la falta de perspectivas. A los jóvenes europeos, Alemania les parece la tierra prometida. El desempleo en este pais se encuentra en mínimos históricos y los expertos consideran que se necesita mano de obra cualificada.

La Agencia Federal de Empleo se dirige a los paises del extranjero para atraer a Alemania jóvenes profesionales. Un cambio de paradigma para la administración laboral: En el pasado, su trabajo en el exterior consistía en colocar a parados alemanes en países vecinos. (…) Entretanto ha sido retirado ese intimidatorio examen de prioridad para empleos con escasez de cantera nueva, como por ejemplo médicos o ingenieros. A su vez han sido rebajados considerablemente los elevados obstáculos en el nivel de ingresos exigido para inmigrantes cualificados en otras profesiones.

También las universidades alemanas buscan de forma selectiva universitarios extranjeros. Ya que se titulan en Alemania, ¿por qué no hacer que se queden del todo? Poco a poco se ha comenzado a pensar de otro modo: los inmigrantes ya no son una amenaza, sino una oportunidad para Alemania. Actualmente, en la lucha por las mejores cabezas el país se beneficia de la crisis en el sur. Pero en el futuro a Alemania se le tendrá que ocurrir algo más para atraer a jóvenes talentos y no sólo de Europa.

Print Friendly, PDF & Email