La firma japonesa Cyberdyne e investigadores de la Universidad de Tsukuba han diseñado un traje robótico o exoesqueleto que permite trabajar en condiciones de alta radiación durante accidentes nucleares. Contiene materiales metálicos que funcionan como escudo y reduce a la mitad la exposición a la radiación lo que será de gran utilidad para quienes están limpiando la central de Fukushima.

Se trata de una versión del Hybrid Assistive Limb (HAL), un traje mecánico equipado con sensores que intuyen los movimientos del cuerpo diseñado para ayudar a personas con movilidad reducida. Pesa unos 70 kg pero un sistema de motores facilita su movilidad, informó la agencia local Kyodo. La versión desarrollada para trabjar en entornos de alta radiación incorpora un medidor cardiaco para prevenir ataques al corazón.

Imagen de previsualización de YouTube

Se espera que el exoesqueleto pueda ayudar a las cerca de 3.000 personas que actualmente trabajan en las instalaciones de la central de Fukushima Daiichi para poder retirar el combustible dañado y desmantelar las unidades afectadas, más de un año y medio después del accidente nuclear. El proceso y las labores de limpieza, según los expertos, podrían prolongarse por unas cuatro décadas. Los trajes protectores de polietileno que actualmente emplean los trabajadores de Fukushima no sirven como escudo efectivo ante la radiación, HAL puede rebajar a la mitad la exposición.