Un verdadero milagro: así ha calificado David Muñoz, un joven cocinero español con aspecto alternativo, su entrada en el olimpo de la gastronomía, tras conseguir su tercera estrella Michelín, una decisión con la que también el Tribunal que las concede parece dar un paso para modernizar su imagen”.

 

 


(Foto: flickr/Diversopolis)

 

“Su restaurante, en el que se mezclan sabores orientales y europeos, es el octavo establecimiento español que consigue la triple estrella. Su jefe, David Muñoz, siempre orgulloso de su look alternativo, con piercings y cortes de pelo con cresta, se convierte así a sus 33 años en el cocinero español más joven en conseguir el máximo galardón de la guía gastronómica”.

“Sin embargo, su minúsculo restaurante, situado en un barrio sin alma de Madrid, no se parece en nada a los clásicos galardonados. Que nadie busque allí cubiertos de plata ni vajillas de porcelana. Lo que ha pasado con DiverXo es un milagro absoluto, asegura el joven jefe, rodeado de cocineros, vestidos con pantalones, camisetas y cintas negras para el pelo, algunos de ellos también tatuados. Para Muñoz, DiverXo cambia completamente el concepto del restaurante tres estrellas Michelin. Aquí, se trata de provocar una experiencia impactante, explica este joven madrileño de clase media que a los 14 años ya compraba manuales de cocina creativa“.

Leer artículo conmpleto en Le Point