El anuncio publicitario de Helios, una empresa local de informática desató el pánico. La empresa había distribuido varios cartuchos falsos de dinamita para anunciar sus servicios, en las calles de la localidad checa de Brno (370.000 habitantes).

La imagen no da lugar a demasiadas confusiones. Sin embargo, según informa EL PAIS, la policía de la ciudad checa  se vio  desbordada por las llamadas de ciudadanos angustiados.

Bohumil Malasek, el portavoz de la policía, ha criticado esta publicidad “insensible”, aunque ha admitido que la policía carece de medios legales para retirarlos.

 

 

Print Friendly, PDF & Email