Un tiburon ballena

 Al oceanógrado Brad Norman le preocupaba lo poco que se sabe del tiburon ballena, el pez más grandes de la Tierra que puede llegar a medir más de 18 metros, pero es inofensivo porque solo come krill. Asi que decidió pedir ayuda a buceadores de todo el mundo para que le ayudaran a investigar a esta especie. Y creél el proyecto Ecocean, que aúna ecologismo, nuevas tecnologías y la filosofía 2.0.

Norman explica en una entrevista en Publico, que descubrió que los tiburones ballena se pueden identificar gracias a las manchas blanquecinas de su cuerpo grisaceo. Y empezó a fotografiarlas. Pero la tarea era tan inmensa que un día se le ocurrió “reclutar” a los buceadores y turista de todo el mundo que van a nadar con estos animales. Les pidió que les fotografiaran y enviaran sus imágenes a su página web.

Ha adaptado un software de la NASA para identificar constelaciones y asi ha constituido la mayor y más importante base de datos sobre los tiburones ballena. El proyecto cuenta con la colaboración de miles de personas y ya han recibido fotos desde 38 países. El principio en el que se basa es similar al del periodismo ciudadano: miles de ojos ven más que dos.

Todos los “ciudadanos-científicos” reciben un correo electrónico de agradecimiento y se les informa en caso de que el tiburón que han fotografiado vuelva a aparecer, aunque sea varios años más tarde. Ecocean es un proyecto que persigue tanto la investigación como la protección de estos peces e incluso tienen un programa de adopción de tiburones. Todo por salvar a esta fascinante especie.

Imagen de previsualización de YouTube

Print Friendly, PDF & Email