Un internauta español, Alberto Juesas Escudero, lanzó un grupo en la red social Facebook bajo el título “Cambio tesoros del Vaticano por comida para África, ¿te apuntas?” La idea era remover conciencias y provocar un debate sobre la pobreza en el mundo, denunciando cierta “incoherencia” de la Iglesia Católica que predica humildad al tiempo que acumula riquezas y hace ostentación de sus bienes. En poco tiempo consiguió reunir a decenas de miles  seguidores -actualmente hay más de 285.000 personas respaldándolo-, y según cuenta el blog Maripuchi han hecho tanto ruido que un portavoz del Vaticano se ha visto obligado a responder a la iniciativa.

Página del grupo de Facebook

“La Iglesia tiene como tarea conservar las obras de arte en el nombre del Estado italiano. No las puede vender” ha sido la contestación oficial del presidente de la sección del Vaticano dedicada a la caridad, Josef Cordes, cuando fue preguntado por un grupo de periodistas sobre la petición de los activistas de Facebook.

El grupo no pedía literalmente la venta de riquezas del Vaticano, sino más bien pretendía abrir un debate sobre la caridad y la ayuda a los más necesitados, pero es una muestra de las posibilidades de activismo activo desde Internet que las nuevas herramientas y redes han abierto. La iniciativa de Juesas sigue abierta y generando comentarios y reacciones. Y para “predicar” con el ejemplo están apoyando un programa de MSF contra la desnutrición infantil en Niger.

Print Friendly, PDF & Email