Suena a ciencia ficción pero es una realidad tecnológica que existe desde hace más de un año y que muestra la capacidad que tiene el fenómeno del fabbing para cambiar la sociedad. Un grupo de diseño sueco llamado Front ha ideado un sistema que permite dibujar a mano alzada el boceto de un objeto en el aire y que automaticamente éste se construya en una impresora 3D. Lo llaman Sketch Furniture (muebles de esbozos) porque se especializaron en crear sillas, lamparas o mesas. El video del proyecto es espectacular… aunque el “relleno” del boceto está superpuesto digitalmente.

Los trazos se hacen con una especie de lapiz digital que son reconocidos por un ordenador usando la tecnología Motion Capture (captura de movimientos) habitual en la animación y los videojuegos. Luego un sofware procesa esos trazos en el aire y convierte el dibujo en un diseño 3D que se envia a una máquina de Rapid Prototyping o fabbing. El laser de esta “impresora” va luego creando las capas del objeto y lo fabrica con distintos materiales, generalmente plastico.

La técnica no es nueva, fue desarrollada a finales de 2006, pero ahora tras la noticia de que los ingenieros han logrado una impresora 3D capaz de hacer réplicas de sí misma y asi extender el movimiento del fabbing, cobra un nuevo protagonismo. Ya sea sólo para experimentar o para hacer objetos en serie, este sistema permite crear muebles u otros utensilios tan sólo dibujándolos en el aire.

Print Friendly, PDF & Email