Se llama La Zagaleta, se encuentra entre 900 hectáreas de bosque mediterráneo en el término municipal de Benahavís (Málaga) y está considera la urbanización más lujosa, discreta y segura de toda Europa. Las villas en este lugar cuestan entre 5 y 25 millones de euros y sus propetarios son sobre todo extranjeros.

El concepto de La Zagaleta surgió en el año 1989 cuando la empresa adquirió en subasta pública una propiedad del millonario saudí Adnan Khashoggi: una mansión, que ahora cumple la función de casa club, y la parcela anexa que incluía un coto de caza. La idea inicial era construir 3.000 viviendas, pero el ideólogo de la operación, Enrique Pérez Flores (hoy presidente honorífico de la compañía), tuvo una visión: propuso hacer tan solo 420 para que la baja densidad urbanística se convirtiera en su seña de identidad.

Por ahora sólo se han construido 230 viviendas y el perfil del vecino de La Zagaleta es el de hombres de entre 50 y 60 años, empresarios del norte de Europa y consejeros delegados de grandes marcas. Entre ellos está Lord Stanley Fink, extesorero del Partido Conservador británico, Hans Snook fundador de Orange Telecom o Nicolas Roux, director de alta joyería de Cartier.. Y hay otra característica común: huyen de la ostentación. Según su director general, Jacobo Cestino, la privacidad es el “código genético” de La Zagaleta.

Entre los servicios exclusivos de la urbanización están un helipuerto privado, un club ecuestre profesional, dos campos de golf, un club de tenis y un lago. Mantener una residencia en La Zagaleta suele tener un coste de unos 70.000 euros anuales y la cuota de la comunidad ronda los 5.000 euros al año.

Print Friendly, PDF & Email