stringer-juego-reporteros

Cada vez hay más voces que sostienen que el futuro del periodismo no está en los artículos. Se habla de la necesidad de explorar nuevas formas de presentar la información alejada del modelo clásico desarrollado para la prensa impresa. Hasta ahora se habían sugeridos formatos como videos, gifs, grabaciones en 360º, etc…. Pero un artículo de Julianne Longo en Fold defiende otro camino para hacer contenidos informativos: los videojuegos.

No es una idea nueva, pero va ganando adeptos hasta el punto de que ya ha llegado a instancias universitarias y tiene hasta etiqueta: la gamificación de noticias. En el programa de innovación en medios de la Northeastern University dan incluso clases de diseño de videojuegos aplicados al periodismo. Y es en este contexto en el que la propia Julianne Longo ha desarrollado un prototipo de juego informativo sobre los asesinatos de niños por parte de la policía en Brasil bajo el título “Who killed Eduardo de Jesus?“.

El tema del trabajo es un asunto complejo pero el videojuego permite un enfoque diferente para contar la historia al permitir sumergir a la audiencia en un mundo violento en el que a veces la única elección no es la más ética. Y hay otros ejemplos. September 12th, es un juego de 2007 en el que se presentaba un escenario en el que hay que identificar a posibles terroristas árabes por su aspecto y dispararles para evitar atentados… aunque es inevitable matar también a civiles e inocentes.

Imagen de previsualización de YouTube

Hay también videojuegos que retan a equilibrar los presupuestos de un gobierno, como Budget Hero, o a tratar de que un inmigrante logre reunir el papeleo y autorizaciones necesarias para conseguir entrar legalmente en EEUU. Hay incluso un juego titulado Pictures for Truth desarrollado por Amnistía Internacional para evidenciar las dificultades para hacer periodismo en China y otro que sirve para entrenar a reporteros de guerra.

En todos los casos se busca que el lector/jugador pueda implicarse activamente dentro de una realidad compleja y experimentarla en primera persona en vez de pasivamente, complementando asi la información dada en un artículo, reportaje o documental.