Imagen de previsualización de YouTube

La presentación de Vodafone incluyó a un grupo
de empleados representando con las letras de sus camisetas,
las frases llegadas vía sms, twitter y facebook

Esta semana Vodafone España presentó por todo lo alto un nuevo servicio denominado Vodafone 360 que fue calificado como “estratégico” para la empresa. En la presentación participó incluso Francisco Román, el Presidente en España que calificó a 360 como el “primer hito” de una estrategia profunda de Vodafone. Se trata del nombre que se le ha dado a un conjunto de nuevas aplicaciones para el usuario del teléfono.

En la presentación mostraron dos: una de ellas -Vodafone People- permite compartir la agenda del móvil y hacerla interactuar con facebook y tus contactos; otra utiliza el Gps del mismo y hace que pueda almacenar y compartir en la red preferencias de lugares visitados, recomendaciones de restaurantes, ver las ubicación de tus amigos etc…No en vano, explican, la demanda de información basada en localización se ha incrementado un 50% en los EEUU en los últimos 12 meses.

Este es el primer paso de una serie de aplicaciones que intenta convertir a la empresa en algo más que una simple transportadora de señal.

Vodafone lo presentó en el Palco de Honor del Santiago Bernabeu. Allí tuvo lugar la rueda de prensa. Fuera, además, un grupo de empleados de la empresa representaba con letras en las camisetas las frases que llegaban vía sms, twitter y facebook. El objetivo: demostrar que cuando se habla de tecnología, en realidad se está hablando de mensajes, de comunicación.

Pero ¿por qué tanto interés por unos servicios que aparentemente no forman parte de la esencia de la empresa? ¿Que está pasando? ¿No es un mercado pequeño para una presentación de esta naturaleza?

Telefónica, su competencia, intenta impulsar estrategias similares. Y la apuesta no es anecdótica. Grandes compañías como Google o Microsoft se posicionan sigilosamente haciéndose con pequeñas porciones del mercado de las telecomunicaciones. Hoy no parecen un peligro pero muchas ofrecen ya tecnologías que permiten el uso del movil, vía wifi,  para dar acceso a voz y datos, lo que arrebata una buena parte del pastel a las operadoras. No solo ellas:

Los fabricantes de terminales fueron los primeros que intentaron añadir la disponibilidad de determinados servicios a la marca de su teléfono. El iPhone de Apple y Nokia son los mejores ejemplos. Ahora, Vodafone quiere sumarse a esta estrategia y dejar atrás el mundo en el que las operadoras son meras gestoras de redes. Si hay un negocio en el campo de los servicios, la operadora quiere competir en él y llevarse parte del valor añadido que genera; no dejárselo a terceros. -explica CincoDías, en su artículo “Vodafone cambia de modelo para liderar los servicios en internet”

Las operadoras son conscientes, además, de que estas empresas cuentan con un elevado apoyo de las Administraciones -por ejemplo Microsoft en EEUU, su país-. Por tanto, unas y otras se reposicionan, buscando fidelizar a los clientes y ofrecer algo más que una marca en la factura. Se trata de adelantarse a los acontecimientos de un mercado que evoluciona a gran velocidad.

Un ejemplo, la compañía ofreció el martes los siguientes datos: Hay 1.000 millones de PCs y 4.000 millones de dispositivos móviles; Uno de cada dos compradores de teléfonos móviles se decantará por un smartphone en Europa occidental en 2014 y la posesión de uno de estos aparatos multiplica por 39 el volúmen de uso de datos… En el año 2000 se habría tardado 20 minutos en descargar una canción en el teléfono móvil. Hoy se puede hacer en 20 segundos. Y por último, dice la empresa, “Se han subido 15 horas de vídeo a youtube mientras lees esto”.

Print Friendly, PDF & Email