El diario estadounidense recoge el caso de un convento de Alcalá de Henares que lleva años haciendo tareas administrativas para el Banco Popular y que ahora se ve afectado por los recortes. El reportaje de Christopher Bjork e Ilan Brat revela que la entidad y otros bancos llevan desde los años 70 “contratando” a monjas para ayudar a la financiación de los conventos de clausura. Ahora sin embargo la crisis bancaria ha reducido esta cooperación.

Wall Street Journal explica: “La dificultades financieras de España se han filtrado hasta una apartada oficina `trasera´ de uno de sus mayores bancos: el convento donde la hermana Mariuca Mesones ordena y etiquetas el correo saliente de la entidad. Después de la misa casi todas las mañanas, ella y otras 10 monjas de clausura de la Orden de Santa Clara van a una oficina del convento y se convierten en empleadas de banco. Entran datos en la red informática, almacenan documentos o proceden a hacer reembolsos.”

Añade: “Sus trabajos de oficina son parte de un poco conocido e inusual acuerdo de colaboración con el Banco Popular Español. El quinto mayor banco del país por activos ha confiado en el Convento de San Juan de la Penitencia  y en cerca de 20 otros conventos españoles cierta tareas administrativas rutinarias. Pero este acuerdo se está resintiendo por la crisis y los problemas financieros que han obligado al Popular a cerrar oficinas y despedir empleados. Esto supone menos trabajo pagado para las monjas. `Necesitamos el trabajo para sobrevivir´ dice la hermana Mariuca.”

[Leer el artículo completo en The Wall Street Journal]

Wall Street Journal es un diario estadounidense fundado en 1889 que publica Dow Jones & Company, una division de News Corporation que pertenece desde 2007 al magnate australiano Rupert Murdoch, que también controla Fox News y el británico The Times. Se le considera la biblia de la información financiera. Su tirada en marzo de 2012 fue de 1.566.027 ejemplares en papel y 552.288 suscriptores on line, lo que deja una circulacion total de 2.118.315, la mayor de EEUU. Su línea editorial es conservadora y radicalmente a favor de la libertad y el libre mercado, aunque un estudio de 2004 aseguró que sus noticias eran más liberales o progresistas que las del NYT o NPR. El WSJ fue el primero en publicar información sobre los abusos financieros en Enron o el escandalo de las stock options.