Reiner Wandler de Die Tageszeitung, critica la autorización de Medio Ambiente a las prospecciones petrolíferas en Canarias por ser una señal “equivocada de ir hacia atrás”.  En radiocable.com señala que España se está jugando “la única economía que en las últimas décadas ha creado algo como una industria autóctona en el país”, las renovables. Y en cuanto a la posibilidad de que la extración de petróleo sirva como motor económico considera que es “ridículo” en comparación con lo que generaba la industria fotovoltaica: “decenas de miles, sino cien mil puesto de trabajo y en todo el territorio nacional”.

Reiner Wandler cree que autorizar las prospecciones en Canarias: “es una señal totalmente equivocada. Justo en Canarias, donde este mes El Hierro se hace 100% renovable a partir del viento, esto es una señal de ir hacia atrás, hacia el petróleo y más adelante a lo mejor hacia el fracking. Me parece una señal muy equivocada.”

El corresponsal rebate también el argumento de que esto ayudaría a reducir la dependencia energética de España: “El petróleo y el gas se negocian a través de precios internacionales en el mercado mundial. Y ni Repsol por ser española nos va a regalar ni un solo litro de petróleo. Ni Gas Natural, va a regalar gas. Por lo tanto no va a bajar el recibo de la luz, ni la dependencia del petróleo. Lo único que hay aquí y que es autóctono son las renovables.”

Y sobre las últimas críticas a las renovables, Reiner Wandler apunta: “Eso es mala prensa, pero no es la realidad. El famoso déficit tarifario es como el fuera de juego del fútbol. Todos hablan y nadie sabe como es. Es curioso que después de todas las reformas contra las renovables del gobierno, desde suspender nuevas instalaciones, bajar las primas, quitarlas… sigue el déficit tarifario. Por tanto no puede venir de donde dicen. Viene de otro lado. Pero el otro lado no lo tocan porque son las grandes empresas.”

Reiner Wandler destaca: “Hasta 2010, 2011, España era uno de los líderes en Europa y a nivel mundial. Uno de cada cuatro molinos en EEUU era español. Y nos estamos jugando todo esto por la posibilidad de encontrar petróleo. Nos estamos jugando la única economía que en las últimas décadas ha creado algo como una industria autóctona en este país. Lo que no es poco en España que no es un país precisamente industrial.”

El corresponsal también considera que el motor económico que podría suponer una industria del petróleo en la zona: “es ridículo en comparación con lo que había en la fotovoltaica, donde se han perdido decenas de miles, sino cien mil puestos de trabajo. Todo lo que había y se ha parado en la fotovoltaica era la cadena perfecta. Desde el silicio hasta las placas, las instalaciones, los promotores… todo. Y eso es una industria que interesa porque tienes mucho empleo directo e indirecto. Y lo tienes además en todo el territorio nacional y en sitios donde no había puestos de trabajo más que en la agricultura.”