El diario de EEUU recoge en un artículo de su corresponsal David Roman que las detenciones de empresarios chinos en el caso de fraude fiscal de la Operación Emperador han provocado un cierto acoso e insultos contra parte de la comunidad china en España. Explican que los comerciantes asiáticos son un “raro caso de éxito económico” en España y una de las comunidades extranjeras más productivas.

Un bazar chino en Madrid
(Foto: Flickr/Olmoclavo)

El Wall Street Journal asegura: “Un caso de evasión de impuestos contra decenas de comerciantes chinos ha aumentado el acoso contra los importadores de nacionalidad chin en España, en lo que supone un reflejo de hasta qué punto la creciente en una Europa del Sur golpeaa por la crisis, está afectando a una de las comunidades extranjeras más productivas. La reacción en contra, que incluye insultos y la pérdida de negocios para algunos empresarios chinos, vino trar la detención en octubre de 58 ciudadanos chinos y 25 más de otras nacionalidades en una investigación llamada Operación Emperador.”

El texto señala: “los comerciantes chinos llevan años enfrentándose a acusaciones de empresarios locales de que hacen trampas con los impuestos y hacen competencia desleal, pero los dirigentes y empresarios españoles con lazos con esta comunidad aseguran que la gran mayoría de los chinos pagan impuestos y se están viendo injustamente empañados por lo que definen como un caso sensacionalista. Los 171.000 chinos que residen legalmente en España son un raro caso de éxito económico en un país que se encuentra en su quinto año de crisis económica y donde el desempleo supera el 25%.”

Además el WSJ apunta: “Los políticos y comentaristas principales han evitado en gran medida los estereotipos con los empresarios chinos a raíz de las detenciones, pero Chen Xioalian, presidente de la principal asociación de empresarios chinos en España, dijo que muchos de sus miembros y sus familias se han enfrentado a un torrente de insultos racistas por parte de algunos españoles.”

[Leer el artículo completo en The Wall Street Journal]

Print Friendly, PDF & Email