El prestigioso diario estadounidense publica un editorial en el que repasa los resultados de los test de estrés bancarios europeos y analiza las luces y sombras del sistema financiero español. Aseguran que “el Gobierno socialista español merece crédito por haber impuesto mayor transparencia sobre su sistema bancario que ningún otro Gobierno de la Europa continental”, pero piden que se saneen cuanto antes las cajas de ahorros.

Oficina de Caja España
(Foto: Flickr/Melania oficinas de cajas de ahorros)

El Wall Street Journal recoge: “la semana pasada, al Gobierno español le faltó tiempo para restar importancia a los resultados de los test de solvencia europeos en los que cinco de sus bancos recibieron suspensos. Y tal vez pueda perdonársele a Madrid un poco de indignación en este punto, teniendo en cuenta que ha revelado más cosas de su sistema bancario que el resto de la Unión Europea. Puede que Helaba, entidad controlada por el Estado alemán, también se hubiera sumado al club de los suspensos si el banco hubiese permitido que se publicasen sus resultados”.

“Pero las cajas de ahorros españolas siguen envueltas en graves dificultades, lo que significa que sus entidades prestamistas en Alemania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países también podrían tener problemas. Incluso con inyecciones de capital adicionales, algunas de las cajas no cumplirían los requisitos mínimos de core capital de Madrid, lo que se traducirá en pérdidas para sus acreedores públicos y privados. Lo que ignoramos es cómo perjudicará esto al Gobierno español o a cualquiera de sus entidades financieras” precisan.

El diario habla de como el mercado inmobiliario sigue siendo un riesgo clave: “en diciembre, algunas cajas seguían ofreciendo hipotecas con una financiación del 100% y otros productos. Madrid -con un ratio de deuda muy inferior a la media de la UE, en el 63,6% del PIB- puede permitirse recapitalizar sus bancos mejor que la mayoría de sus vecinos. La verdadera pesadilla española sería que las importantes pérdidas bancarias se toparan con el inflamiento de la deuda sub-nacional. Los gobiernos autonómicos españoles controlan más de un tercio del gasto público y pueden emitir sus propios bonos. Pero si uno de estos Gobiernos dejase de pagar las facturas, Madrid asumiría la carga.

El Wall Street Journal termina recomendando “lo mejor que puede hacer ahora Madrid es terminar rápidamente lo que ha empezado. Ahora lo que importa es que el Gobierno actúe con rapidez. Cuanto más tarde Madrid en sanear estos bancos, más caro será para todos, pues los inversores externos exigen mayores primas para ampliar su crédito al sistema español. Un agujero de la deuda regional cada vez más profundo no hará sino agravar el problema. Sin embargo, ante las elecciones generales de marzo ??puede que antes- el incentivo del Gobierno será aplazado”.

“El Gobierno socialista español merece crédito por haber impuesto mayor transparencia sobre su sistema bancario que ningún otro Gobierno de la Europa continental. Ahora debe demostrar el mismo valor para sanear definitivamente el sector- o enfrentarse a un ajuste de cuentas que ni España, ni Europa en su conjunto, pueden permitirse”.

Print Friendly, PDF & Email