El diario estadounidense publica una crónica de Paul Vigna sobre la cumbre europea y la posible petición de rescate por parte de España. Y apunta con ironía: “los españoles no quieren pedirlo, los alemanes no quieren darlo, los italianos quieren que los españoles lo cojan y todo el mundo da por hecho que lo habrá. Hasta a Maquivaleo le costaría estar al día”.

Rajoy, Merkel, Monti y Hollande en una cumbre en Roma
(Foto: Flickr/Mariano Rajoy)

El Wall Street Journal dice: “Este drama en torno al rescate se está empantanado en las bizantinas maquinaciones de la política europea, donde los españoles, viendo cómo van las cosas en Grecia, no quieren pedir un rescate, los alemanes no quieren realmente ofrecerlo, los italianos quieren que los españoles lo acepten con la esperanza de que aliviará la presión sobre Italia, pero todo el mundo espera que España va a pedir el rescate. Maquiavelo lo pasaría mal para mantenerse al día con este grupo.”

Pero asegura: “Al final sigue pareciendo que en algún momento relativamente cercano, España va a pedir un rescate. La última suposición es que el fondo de rescate europeo permanente tendrá que poner `significativamente´ menos de 100.000 millones de euros, y la mayor parte de los fondos destinados a la ayuda española vendrán del BCE.”

El texto también apunta: “El porqué el BCE aceptaría convertirse en el principal fiador-exterior de España, cuando su programa fue puesto en marcha claramente para ser un baluarte secundario, es una pregunta que nos gustaría que fuera respondida. Esto pone a los mercados firmemente en un `mundo bizarro´, donde inversores y brokers se mueven más por lo que piensan que van a hacer los bancos centrales que por los fundamentos habituales que se utilizan para impulsar la inversión.”

[Leer el artículo completo en el Wall Street Journal]

Print Friendly, PDF & Email