Dos de las publicaciones financieras más prestigiosas e influyentes del mundo han publicado editoriales sobre la delicada situación económica de España. The Economist critica algunas de las últimas actuaciones del gobierno de Mariano Rajoy y cree que “no han ayudado” para la confianza de los mercados. Mientras que el Wall Street Journal cree que el Ejecutivo español se equivoca al lanzar mensajes de tranuilidad irreal y le apremia a “ponerse serio” para garantizar el crecimiento.

Mariano Rajoy
(Foto: Flickr/Partido Popular)

The Economist habla del “retorno de la crisis del euro” y apunta con respecto a la deuda pública española que: “los pasos en falso del nuevo gobierno de España no han ayudado. Detrás de todo, hay profundos temores sobre los bancos españoles heridos, el rigor de los planes fiscales del gobierno, y el impacto de ambos en una economía ya debilitada.”

También critican “la torpe gestión” del ejecutivo en el manejo de los presupuestos generales del Estado para 2012 al retrasarlos hasta pasadas la elecciones andaluzas. Y añaden: “La ansiedad por los bancos españoles agrava aún más el panorama. El catastrófico final del boom de la construcción y el hipotecario significan que una gran cantidad de préstamos bancarios ya están agriando la situación.. Los inversores temen que se pida al Estado  que recapitalice los bancos de España.”

Aseguran además que España puede necesitar ayuda del exterior y apuntan que “podría ser voluntaria para el tipo de programa de apoyo que Grecia, Portugal e Irlanda han firmado. Otro escenario posible es que España se vea obligada a depender del fondo de rescate común para recapitalizar sus bancos, lo que a su vez puede reducir la presión sobre sus costos de endeudamiento soberano.”

El Wall Street Journal en su editorial “Pollyana en Madrid” asegura: “lla preocupación sobre el futuro económico de España pseó en los mercados mundiales esta semana, pero por la forma en que Madrid lo está recogiendo, se diría que el país podría estar tomando el sol en el equivalente financiero de Mallorca. El primer ministro Mariano Rajoy insiste en que está “claro como el día” que España no necesitará un rescate de la UE. Pero sus palabras no son muy tranquilizadoras.”

Explican que “los mercados recompensan las reformas que favorecen el crecimiento, y castigan lo opuesto. Se dan cuenta de lo que ocurre realmente en cuanto lo ven… A estas alturas debería haber quedado ya claro a los Gobiernos periféricos que los mercados no recompensarán la obsesión por el equilibrio presupuestario, a menos que el recorte del déficit vaya acompañado por (medidas de) creación de riqueza”.

Print Friendly, PDF & Email