El Presidente compareció ante los 3.200 invitados del National Prayer Breakfast. Zapatero intervino en castellano con un discurso basado en la libertad y la tolerancia, con el que se dirigió a parados, homosexuales, e inmigrantes :

 “Nadie como ustedes -dijo- conoce el valor de la libertad religiosa. Sus antecesores huyeron de la dominación, y para que nunca les fuera arrebatada la libertad fundaron este país“.

Posteriormente leyó unas frases de la Biblia: “No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque está necesitado, y su vida depende de su jornal? no dejemos de velar por la buena integración de quienes han venido a trabajar y a convivir a nuestros países.”,- Zapatero declaraba así su compromiso con quienes sufren la falta de trabajo y la inmigración.

En la comparecencia, el Presidente elogió además la libertad individual: “Hoy mi plegaria quiere reivindicar igualmente el derecho de cada persona, en cualquier lugar del mundo, a su autonomía moral, a su propia búsqueda del bien.  Hoy mi plegaria quiere reivindicar la libertad de todos para vivir su propia vida, para vivir con la persona amada y para crear y cuidar a su entorno familiar, mereciendo respeto por ello. -señaló en clara alusión al matrimonio homosexual.

La libertad es siembre el fundamento de la Esperanza” -añadió Zapatero recogiendo a continuación unas frases de El Quijote. El Presidente tuvo palabras también para las víctimas del terrorismo y para los afectados por el terremoto de Haití. [TEXTO DISCURSO COMPLETO]

Imagen de previsualización de YouTube

El National Prayer Breakfast (Desayuno Nacional de la Oración) se empezó a organizar en 1953 con Eisenhower. Desde entonces, todas las ediciones han contado con la asistencia del presidente de EEUU. Está concebido como un foro para fomentar el diálogo entre líderes políticos, sociales y empresariales, no sólo norteamericanos, sino de todo el mundo.

 

Obama en el Desayuno de 2009
(Foto: Whitehous.gov 2009)

Lo promueve, en colaboración con los miembros del Congreso, un grupo cristiano-conservador The Fellowship Foundation (Fundación de la Hermandad) que se conoce popularmente como La Familia y cuyas actividades son raramente conocidas.  El acto en sí, también suele ser objeto de polémica. Asociaciones de ateos o que promueven la ética, consideran que vulnera la separación Iglesia-Estado. De hecho un grupo pidió este año a Obama que no acudiera.

Pese a su nombre el evento no se limita a un desayuno, sino a toda una serie de encuentros, comidas y cenas que se prolongan durante una semana. El acto principal sin embargo, sí es el Desayuno que se organiza cada primer jueves de febrero y al que acuden unos 3.500 invitados. Dos discursos protagonizan el encuentro. Uno de ellos corre siempre a cargo del Presidente y el segundo lo pronuncia uno de los invitados hoy Jose Luis Rodríguez Zapatero. Entre las personalidades que otros años han sido ponentes destacan  la Madre Teresa de Calcuta, Tony Blair, Benazir Bhutto o el cantante de U2, Bono.

Bono, por ejemplo que acudió en 2006, aprovechó para hablar de la pobreza y el Sida. Y dejó frases como “Es raro tener a una estrella del rock aqui, pero es posible que sea más raro para mi que para ustedes. Porque he evitado a la gente religiosa la mayor parte de mi vida. […] viendo lo que la gente religiosa, en el nombre de Dios, le hizo a mi tierra natal o aqui viendo a los vendedores de coches de segunda mano de Dios ofrecer indulgencia a cambio de donaciones… Era cínico… no respecto a Dios, pero sí hacia las políticas de Dios”

Imagen de previsualización de YouTube

Barack Obama por su parte, en su primera asistencia al acto, marco también algunas distancias. Por ejemplo anunció que reorganizaba la oficina de asuntos religiosos de la Casa Blanca que creó Bush y garantizó que las ayudas del Estado tendrán orientación laica, sin favorecer a una religión sobre otra ni a los grupos religiosos sobre los seculares.

Zapatero es el primer español que acude como invitado especial y orador, pero otros representantes de nuestro país han acudido antes al acto. En 1986, el entonces lider de Alianza Popular, Antonio Hernandez Mancha acudió como invitado y se fotografió con Ronald Reagan. Anteriormente algunos ministros de Franco, como Federico Silva Muñoz, también acudieron a estos desayunos anuales. Además el año pasado acudieron al Desayuno, los diputados Gustavo de Arístegui (PP) y Juan Moscoso (PSOE) que este año también repiten.

Print Friendly, PDF & Email