Un informe de inteligencia europeo sugiere que el independentismo catalán buscó la ayuda de Rusia como «salvavidas político» tras el 1-O y detalla las reuniones en 2019 de Josep Lluis Alay, asesor del ex presidente de Cataluña, con funcionarios y espías en Moscú poco antes de que surgiera el movimiento de protesta Tsunami Democratic. Es lo que publica el prestigioso diario estadounidense en un largo reportaje que firman Michael Schwirtz y José Bautista y que se titula «Un pareja de espías del Kremlin, una misteriosa misión a Moscú y agitación en Cataluña».

Citan el informe al que ha tenido acceso el NYT, que «evidencia el esfuerzo Alay y el independentismo catalán por cultivar lazos con rusos vinculados a la inteligencia del país». Pero aunque admiten que apoyar la independencia de Cataluña entraría dentro de la estrategia de Putin de «provocar perturbaciones en Occidente apoyando asuntos divisivos» -y en cierta forma revive la polémica por los supuestos «bots» rusos-, señalan que más allá de la coincidencia temporal con la aparición de Tsunami,  «no está claro qué tipo de ayuda pudo ofrecer Rusia» al independentismo. El artículo hace en cualquier caso un pormenorizado relato de las reuniones de Alay y otros independentistas en Moscú con reconocidos espías, algunos de los cuales incluso han inspirado series de televisión.

El New York Times asegura que en la primavera de 2019, un emisario de Carles Puigdemont viajó a Moscú en busca de un salvavidas político tras la derrota del movimiento independentista catalán en el 1-O. Y apunta que frente al rechazo de la UE y EEUU, en Rusia, «se abrió una puerta». Cita un informe de inteligencia europeo al que ha tenido acceso del diario que revela que Josep Lluis Alay, consejero del «expresidente catalán autoexiliado Carles Puigdemont», se reunió con funcionarios rusos, con ex agentes de inteligencia y con el nieto de un espía de la KGB muy bien conectado. Explican que tanto Alay como Puigdemont han reconocido que el viaje existió, pero sostienen que era parte del «esfuerzo por mantener contactos regulares con funcionarios extranjeros y periodistas» y que no buscaban apoyo ruso.

Pero el reportaje sostiene que otros documentos confidenciales sugieren que Rusia era una «preocupación central» de Alay y Puigdemont y enfatiza que la vinculación con el independentismo catalán está en consonancia con la «estrategia de Putin de intentar provocar perturbaciones en Occidente apoyando movimientos políticos divisivos». Recuerda que otros informes apuntan que Rusia ha apoyado a movimientos como la Liga Norte en Italia o a la extrema derecha en Reino Unido y España. Y afirma: «lo supiera Alay o no los funcionarios con los que se reunió en Moscú están involucrados con la ´guerra híbrida´ que estaría llevando a cabo el Kremlin en Occidente» y que incluye desinformación, financiación secreta de movimientos políticos desestabilizadores o ataques informáticos.

El NYT señala que «no está claro» qué tipo de ayuda ofreció Rusia al independentismo catalán pero resalta que poco después de los viajes de Alay a Moscú, surgió el «misterioso» grupo de protesta Tsunami Democratic. Y recuerda que interrumpió las operaciones del aeropuerto de Barcelona y bloqueó autopistas. Menciona en cualquier caso que magistrados de Barcelona y Madrid han investigado los contactos con Rusia del independentismo y las reuniones en Moscú, «pero no han resultado en cargos». Aunque subraya que en el informe se evidencia el esfuerzo del independentismo catalán por cultivar lazos con rusos vinculados a la inteligencia del país. Y detalla, en particular, cómo Alay se reunió Andrei Bezrukov un ex espía que vivió, con su mujer, durante más de una década de forma encubierta en EEUU e inspiró la serie «The Americans».

El New York Times se publica desde 1851 y está considerado como el diario más influyente de EEUU y el mundo. Es propiedad de la familia Ochs Sulzsberger y el magnate mexicano Carlos Slim también tiene acciones del diario. Desde 2016 tiene una versión en español. En 2017, su edición diaria en papel tenía una tirada de 598.000 ejemplares, mientras que la del domingo superaba el millón. Y en agosto de 2018, contaba con 2,9 millones de suscripciones digitales, lo que deja su distribución total cerca de los 3,8 millones de lectores. Su línea editorial está considerada como liberal/progresistaEn 2012, publicó un reportaje documentando cómo la crisis económica estaba causando miseria y hambre en España, que provocó un gran impacto.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

linea

Radiocable.com y su programa La Cafetera se financian con las aportaciones de lectores y oyentes. Necesitamos tu ayuda para sobrevivir. Si te gusta el periodismo que defiende el programa y sientes que te acompaña, hazte suscriptor-mecenas aquí.

linea

Print Friendly, PDF & Email