La globalizaci√≥n enmarcada en el capitalismo se present√≥ en los noventa como un fen√≥meno que paulatinamente limar√≠a las desigualdades en el mundo. La inversi√≥n de los pa√≠ses m√°s ricos en los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo crear√≠a nueva mano de obra y por lo tanto nuevos consumidores. Esos nuevos consumidores generar√≠an m√°s ingresos para las multinacionales: por eso ser√≠a bueno invertir en los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo, no hab√≠a detr√°s ninguna raz√≥n solidaria o altruista. Esta teor√≠a ‚??de los optimistas‚?Ě aqu√≠ simplificada no se ha cumplido a d√≠a de hoy. M√°s bien se ha producido el efecto contrario. La desigualdad econ√≥mica y social entre ricos y pobres ha aumentado en los √ļltimos a√Īos de manera espectacular, no solo en el √°mbito internacional, sino tambi√©n en el seno de los estados (ver Hobsbawn).¬†Y el proceso de globalizaci√≥n por el cual las econom√≠as nacionales se transformar√≠an en una √ļnica econom√≠a global no ha tenido lugar. Hoy en d√≠a se mueven libremente los capitales de los pa√≠ses ricos, pero el resto est√°n condicionados a una pol√≠tica proteccionista e intervencionista impuesta por los pa√≠ses ricos en busca de su beneficio propio y en perjuicio del resto. De hecho, quienes perciben con mayor intensidad el impacto de la globalizaci√≥n son quienes menos se benefician de ella. Por otro lado, dicha globalizaci√≥n no ha desembocado en la libertad de movimiento de personas, potencial mano de obra. Por lo tanto el proceso globalizador deber√≠a ser considerado como un proceso cojo, ya que deja fuera un elemento de la econom√≠a libre, que adem√°s conforma la base de muchas econom√≠as de Occidente. El historiador Eric Hobsbawn habla de todo esto en su √ļltimo libro, “Guerra y paz en el siglo XXI”, altamente recomendable, en el que ofrece datos muy interesantes. Por ejemplo, a pesar de que tenemos la idea de que el fen√≥meno de la inmigraci√≥n es algo incontrolable que nos desborda y nos asusta, resulta que solo el tres por ciento de la poblaci√≥n mundial vive en un pa√≠s diferente a donde naci√≥. Comparemos esta cifra con el porcentaje de capitales que se mueven libremente por el mundo, un mundo donde el veinte por ciento de la poblaci√≥n hace uso del ochenta y tres por ciento de los recursos, y extraigamos conclusiones. Un planeta en el que el crecimiento econ√≥mico es el objetivo n√ļmero uno (crecimiento econ√≥mico es un eufemismo, habr√≠a que hablar del crecimiento econ√≥mico de unos pocos), por encima de valores morales b√°sicos, por encima de nuestro bienestar global, es decir, por encima de nosotros mismos, es un planeta que anda desencaminado.

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. Te sigo, Olga, desde la guerra de Irak y siempre me gustan mucho tus informaciones. Sobre todo en un tiempo, como el que vivimos, en que se ha impuesto la superficialidad y la falta de datos. Por el contrario, en lo que cuentas, siempre aportas una vision nueva y documentada. Esta pagina tuya ya esta agregada a mis favoritos.

  2. Hola, Olga: me alegro de que hables del asunto de la globalizaci√≥n.En relaci√≥n con √©l a m√≠ no me pareci√≥ bien ese rechazo de la izquierda porque si la globalizaci√≥n es para que mayor n√ļmero de personas tengan acceso a cosas y situaciones que se consideran buenas. ¬Ņ Porqu√© no?. As√≠ que como creo que defiende Vidal-Beneyto, depende de lo que entendamos por globalizaci√≥n. En una palabra, que no hay que rechazar el concepto.Otra cosa es lo que est√° sucediendo. Por ejemplo. Dice el exministro franc√©s Luc Ferry ( que es fil√≥sofo) que la globalizaci√≥n actual solo sigue la l√≥gica del mercado, donde la competencia es un fin en s√≠ mismo.( en El Pa√≠s, el martes d√≠a 12). Y a√Īade que, enm contra de los que achacan sus consecuencias a un pu√Īado de poderosos, la responsabilidad es difusa y de ah√≠ ( no estoy cintando textualmente) pero entend√≠ algo as√≠ como que las responsabilidades se difuminan.
    Me gustaría que se debatiera sobre esto porque yo tengo muchas dudas sobre quienes son los culpables de que la brecha entre pobres y ricos se dispare.
    Por cierto que Ferry dice que la primera globalización fue la de la ciencia moderna, que quería comprender el mundo para dominarlo. Para ser más libres y más felices.
    Por cierto, que tambi√©n hay otros que dicen que la primera globalizaci√≥n fue la surgida tras los “descubrimientos” de mundos nuevos, los que llevaron a cabo _Espa√Īa y Portugal en el siglo XV. Bueno, espero tus comentarios o los de otros internautas.

  3. Querida Olga:

    Gracias por tu ejemplo, una vez m√°s. Me encanta tu cuaderno de bit√°cora.

    En cuanto a la globalizaci√≥n, muy interesante tu escrito. Un profesor mio de la Universidad, tras hacernos aprender varias definiciones “oficiales” del concepto ECONOM√ćA, nos dio la que hasta hoy me acompa√Īa: Econom√≠a es “qu√© se produce, c√≥mo se produce y para qui√©n se produce (o, lo que es igual, c√≥mo se reparte)” En el caso del capitalismo y su desarrollo de explotaci√≥n internacional, hoy llamada “globalizaci√≥n” y ya avanzada por Lenin hace cien a√Īos, la respuesta a las tres preguntas es la misma:beneficio de una minor√≠a, la que demuestre tener menos escr√ļpulos con el planeta y con el pr√≥jimo. Me pregunto si el contrapeso que supusieron los intelectuales de posguerra (mundial), algunas revoluciones, como la nicarag√ľense, o aqu√©llos experimentos de la socialdemocracia escandinava pueden volver a tener cabida entre nosotros y, sobre todo, c√≥mo cuidaremos esta vez su supervivencia…

    Un abrazo, querida amiga.

    ¬°Salud y Rep√ļblica!

    Ra√ļl.