La empresas española tiene una tecnología llamada hidrólisis enzimática  que transforma los residuos de cultivos (tallos, troncos y hojas) en una fuente de combustible sostenible: el etanol celulósico. Ahora Abengoa acaba de inaugurar oficialmente la primera planta que da uso comercial a esta tecnología en Hugoton, Kansas.

En la inauguración estuvieron presente el secretario de Energía de Estados Unidos, el Dr. Ernest Moniz, el gobernador de Kansas, Sam Brownback, el ex secretario del Interior, Ken Salazar, el senador de Kansas, Pat Roberts, el alcalde de Hugoton, Jack E. Rowden y el consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega.

La nueva planta de de etanol celulósico de segunda generación de Abengoa fue finalizada a mediados de agosto y comenzó a producir a finales de septiembre, con una capacidad para generar hasta 25 millones de galones al año. La planta utiliza sólo materias primas de biomasa de “segunda generación” para la producción de etanol, es decir, residuos de cultivos agrícolas no comestibles como tallos y hojas que no compiten con el grano destinado a la alimentación.

Hay también un área de cogeneración de energía eléctrica que permite operar como productor autosuficiente de energía renovable. Mediante la utilización de sólidos de biomasa residual procedentes del proceso de conversión de etanol, la planta genera 21 megavatios (MW) de electricidad, cantidad suficiente para abastecerse a sí misma y enviar el excedente de energía limpia y renovable a la comunidad local del Condado de Stevens. La planta pretenden demostrar la viabilidad comercial del etanol celulósico.