Un hormigón 200 veces más resistente que el acero, pero ligero, flexible y casi invulnerable a los agentes externos. Esto es lo que ha presentado la compañía murciana Graphenano y que aspira a revolucionar el mundo de la construcción. Su secreto: aplicar el “material milgaro del futuro” al sector del ladrillo al introducir un aditivo de grafeno para el hormigón que mejora todas sus características de duración.

Graphenano fue creada en 2012 por los hermanos Martínez Rovira en Yecla (Murcia) y es hoy uno de los mayores productores de grafeno del mundo. A través de su división Smart Material, dedicada al hormigón y el cemento, presentó a finales de noviembre su nueva innovación en la feria BIG5 de Dubai, la más importante del sector de la construcción en Oriente Medio. Su idea era llevar las grandes propiedades del grafeno -ligereza, flexibilidad, resistencia o conductividad térmica y eléctrica-, al mundo del ladrillo. Y lo han conseguido creando un aditivo de grafeno para el hormigón.

Gracias a él, el hormigón mejora en todas las características que afectan a su duración, es más resistente y casi invulnerable a la agresión de agentes externos. Actúa como una especie de capa impermeable lo que lo hace especialmente apropiado para la construcción de elementos expuestos a los rigores de la climatología, el frío o el agua. Pero además aumenta la flexibilidad del hormigón en un 45% y reduce en hasta un 30% la necesidad de cemento.

Este material aspira a revolucionar el sector de la construcción y se une a otros productos que ya ofrece Graphenano como material deportivo (cascos, palas, tablas de surf…), baterías para vehículos o dispositivos electrónicos, pinturas, aditivos para mejorar la resistencia de las pieles, espuma de poliuretano para colchones o prótesis dentales. Y la empresa advierte de que en el futuro el grafeno estará presente en casi todo lo que nos rodee.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email