Steven Adolf que escribe para el diario holandes, NRC Handelsblad, la revista Elsevier y el belga De Standaard, explica en radiocable.com que el caso Urdangarín ya ha dañado a la Casa Real. Asegura que le sorprende la falta de trasparencia sobre las cuentas de la Corona, pero advierte que ahora ésta es una necesidad para que la Monarquía limpie su imagen.

Steven Adolf

Steven Adolf considera que lo que ya se ha conocido y publicado sobre la investigación por corrupción contra Iñaki Urdangarín es “inevitable que provoque un daño a la Corona española”. Destaca que “España es un país juancarlista, en el sentido de que el Rey tiene mucha popularidad, pero no la Casa Real en sí” y este tipo de escándalos puede dañar seriamente a la institución.

En referencia al debate sobre los fondos públicos que gestiona la Monarquía dice: “me sorprende que no hubiera antes más trasparencia. Pero ahora mismo es una necesidad porque la Casa Real tiene que limpiar su imagen”. Subraya que es especialmente importante porque en breve el Principe Felipe se va a convertir en Rey y “España no puede permitirse una situación como esta”. Pero defiende que a largo plazo también es necesario que la Casa Real sea lo más trasparente posible para que tenga el apoyo del pueblo.

El corresponsal explica que en Holanda no hay debate en torno a las cuentas de la Corona, aunque apunta a otros paralelismos: ambas monarquías están en un momento similar ya que alli el Principe Guillermo también está a punto de ser coronado. Y recuerda que la Familia Real holandesa vivió un gran escándalo en los años 70 por los problema financieros del Principe Bernardo -marido de la anterior Reina- en la compra de unos aviones. Aquel asunto “hizo un gran daño al prestigio de la Casa Real”. Pero Steven Adolf cree que  el vínculo de la gente con la Familia Real es mas fuerte en Holanda que en España.

El Rey Juan Carlos

1 replica a este post
  1. Yo creo que con la extinción de la vida publica del sr Juan Carlos , termina ese modelo de Estado. La república debe sustituirlo.