applemasverde.jpgApple ha escuchado la campaña realizada por Greenpeace y sus propios clientes para que la empresa fuera tan “limpia” como el diseño de sus productos.
La principal denuncia es que cuando los productos se desechan van a parar a manos de niños y niñas de China, India y otros países en vías de desarrollo, y al desmontarlos, ponen en gran riesgo su salud y el medio ambiente.

“Queremos que Apple esté en la vanguardia de la tecnología verde, y que muestre claramente a otras empresas cómo se hacen las cosas correctamente”, dice Greenpeace

Y es que la empresa seguía utilizando sustancias tóxicas en la fabricación de sus productos, como el plástico PVC y retardantes de llama bromados. Ahora ha anunciado el cambio de su política ambiental, eliminando progresivamente las sustancias más tóxicas en la gama de productos para el 2008.
Este compromiso posiciona a Apple por delante de Dell en el Ranking verde de Greenpeace de productos electrónicos.
Sin embargo, Greenpeace aún sigue demandando que:

“Mientras los consumidores de los EE.UU podrán devolver sus productos Apple para reciclar, sabiendo que no van acabar en las montañas de residuos electrónicos de Asia y India, en otras partes del mundo no pasará lo mismo.  En otros países, excepto dónde exista una legislación restrictiva, cualquier producto Apple podrá convertirse mañana en basura electrónica. Otros fabricantes de productos electrónicos ofrecen un programa de recogida y reciclaje para todo el mundo. ¡Apple también tendrá que ofrecer un programa global de recogida y reciclaje de sus productos!”

Print Friendly, PDF & Email