Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Nosotros no sabemos si los miembros de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos son demócratas o republicanos, ni si los expertos del panel de Naciones Unidas son de derechas, de izquierdas, católicos, protestantes o budistas.

Pero lo que sí sabemos es que los que niegan sus informes y se burlan de sus advertencias son conservadores, los gobiernos más conservadores y los grupos de presión más conservadores, son los que están criticando o dudando de estos informes. No consta que nadie nos quiera asustar por razones interesadas. Y menos aún que los que tomamos en serio sus avisos tengamos especiales ganas de creerlos. Ojalá estén equivocados.

Pero está claro que los negacionistas tienen enormes deseos de desacreditarlos. Nada que pueda llevarnos a cuestionarnos, ni tangencialmente, la locura desarrollista en que vivimos -o en la que nos suicidamos- va a prosperar así como así. Habrá de enfrentarse a todo tipo de obstáculos. Esos obstáculos ya se están levantando en todo el mundo. Y en España, siguiendo la costumbre, la resistencia es cañí, de mucha risa y pitorreo.

Los informes no son discutidos con informes, sino con chuflas sobre Al Gore. Y, lo que es peor, el líder de la oposición, que aspira a ser presidente de gobierno, aborda el tema con la máxima gandulería intelectual. Su primo, por cierto, un respetable caballero, un gran científico, que no se merecía tal frivolidad. En fin, que la lucha por el planeta pasa por la lucha contra los negacionistas, sus bromas y sus banalidades.”

Imagen de previsualización de YouTube

Print Friendly, PDF & Email