(flickr ferrovial)

El periódico holandés Het Financieele Gagblad (Holanda) publica un texto de Maaike Homan que lleva ese título: “Las carreteras españolas se convierten en un queso suizo (gruyere)” ” Con mucha ayuda europea -dice Maaike Homan-, España construyó en los años noventa numerosas autopistas. Ahora no hay dinero para el mantenimiento?”

“El presupuesto de la Administración para carreteras y otras infraestructuras, y sobre todo para su mantenimiento ha caído desde hace ya años. Las consecuencias son visibles. Así la autopista de Madrid a Valencia se ha convertido en muchos tramos en un gran queso gruyere con grandes hoyos y donde las líneas de señalización en el asfalto han desaparecido. En dirección a Sevilla falla el alumbrado en gran parte de la autopista. Sobre todo las carreteras que son responsabilidad de las diecisiete comunidades autónomas están en peores condiciones. Uno de los problemas es que cada región exigió un aeropuerto y cada ciudad quería tener conexión con el tren de alta velocidad, AVE, además de su propia línea de metro. Un periódico financiero concluyó que España en los últimos años ha malgastado seis mil millones de euros en proyectos de infraestructura inútiles??. Entre los que se encuentran líneas de ferrocarril, aeropuertos, pero también museos?” (leer completo aquí)

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Me parece que la guerra del desprestigio entre países europeos no lleva a nada positivo. Se empieza a generar un cierta antipatía generalizada entre los distintos países que no debería existir y menos en estos momentos en los que necesitamos es MÁS Europa. ¿A qué viene ese tono de desprecio hacia los PIGS? Que España tiene muchos problemas es cierto, pero problemas estamos teniendo todos y responsables lo hemos sido todos los países, cada uno a su manera. Entrando en el tema de las carreteras. Este artículo busca solamente el atacar sin más. Llevo décadas viajando por carreteras europeas y creo que España está en la media o mejor que la mayoría de países que he visitado, incluidos los poderosos Francia o Italia.

    Sobre la iluminación, España tiene precisamente el problema opuesto. Las carreteras españolas están excesivamente iluminadas lo que significa derroche energético, económico y medioambiental, además de un problema de seguridad en la conducción por la excesiva luz. ¡¡¡Lo que necesita España es apagar farolas!!!

    La emoción del momento me invita a decir “¡malditos holandeses!”, pero mi razón me dice no ser rencoroso y evitar la confrontación. Si todos empezamos a crear un círculo de insultos no llegaremos a ninguna parte. Así que mando un abrazo a los holandeses y los europeos de bien que buscamos salir de estas con la razón y no con los insultos.