Se llama Thor (Test of High-tech Objectives in Reality) y es un avión no tripulado desarollado por el gigante aeronaútico europeo Airbus y hecho en su totalidad con piezas salidas de una impresora 3D. Se presentó en el pasado Berlin Air Show de principios de junio y ahora se ha difundido un video que muestra el aparato en vuelo.

Airbus ya hace algunas de las piezas de sus aviones comerciales en impresoras 3D, pero Thor es el primer intento de crear un aparato en su totalidad con esta técnica y capaz de volar. Mide unos 4 metros, pesa 28 kg y han tardado 4 semanas en imprimir sus partes y ensamblarlo. Tiene el aspecto de una avión comercial aunque funciona en modo dron, es decir tripulado a distancia.

Medios internacionales como Qartz o Phys han destacado el aparato como un adelanto de las posibilidades futuras que ofrece en aeronáutica la impresión en 3D. Ya se habían dado a conocer algunos drones pequeños hechos casi en su totalidad con esta técnica, pero este es el primer prototipo que explora la idea de un avión de envergadura.