El primer prototipo de un avión solar no tripulado de dieciséis metros de envergadura y que podrá volar de manera indefinida, será realidad en septiembre, dentro de un proyecto coordinado por el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) del Cabildo de Tenerife, en el que también participan la Universidad Politécnica de Madrid y la empresa Aernnova Engineering Solutions Ibérica.

El proyecto está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y su presupuesto es de 1.423.121.62 euros. Durante la presentación de un vuelo virtual de este prototipo, el profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid, Miguel Ángel González, explicó que el avión, que tendrá unos 8,5 metros cuadrados de ala, estará cubierto en un 95% por paneles solares.

Y una de sus características fundamentales será la capacidad de volar “indefinidamente”. El avión está diseñado para volar a una altitud de crucero de ocho mil metros, para que de ese modo esté por encima de las nubes y se puedan cargar sus baterías. Su velocidad será de unos 80 kilómetros a la hora. Está previsto que en septiembre el primer prototipo está listo para su montaje y el proyecto concluiría a finales del año próximo.

Imagen de previsualización de YouTube