Mientras algunos auguran el fín de Second Life, IBM y Linden Lab anuncian un acuerdo para crear avatares capaces de desplazarse entre diferentes mundos virtuales. La finalidad, señalan, es potenciar el desarrollo y la expansión de la Internet en tres dimensiones.


fotomontaje: FerPartch en googleEarth

La combinación de diferentes mundos y diferentes construcciones es una idea realmente seductora. En la red se especula incluso con que GoogleEarth podría dejar que los avatares caminaran entre sus fotografías satélite y sus reconstrucciones de edificios 3d. Pero sin duda una de las noticias más llamativas de las últimas semanas ha sido el exitoso lanzamiento de “Barbie Girls” un mundo virtual desarrollado por Mattel que, en sólo 60 días, ha conseguido tres millones de usuarios.

Imagen de previsualización de YouTube

 “Barbie Girls” es un mundo virtual en 3d diseñado en Flash. A diferencia de sus hermanos mayores Second Life o Entropía, los movimientos y los gráficos están aquí muy limitados. El usuario apenas puede decorar a su personaje, su habitación y recorrer algunos espacios habilitados para chatear con otros jugadores. Cines, compras, e incluso dinero virtual, completan, eso sí, este primer acercamiento a la Internet en 3d.

La Barbie, que nació en 1959 y es, según wikipedia, la muñeca más famosa y vendida del planeta, aterriza así en los mundos virtuales. El crecimiento de esta comunidad virtual -50.000 usuarios al día- es un dato espectacular pero es más representativo que una empresa como Mattel, que ha construido su mercado vendiendo objetos físicos, apueste por experimentar en los metaversos.

Bien mirado no es extraño. Los mundos virtuales son un espacio para la imaginación tan válido para los niños, como el que podían crear en su cuarto de estar y la posibilidad de dotar a estas “nuevas barbies” de todo tipo de bienes virtuales hace que los límites sean impredecibles. Los niños, además, inauguran así un gran patio en el que poder relacionarse con otros chicos, siempre y cuando se garantice la seguridad para los menores. La idea, si la hubiera aplicado Disney, en lugar de Mattel, sería explosiva.

Mattel asegura que se han tomado todas las precauciones para crear un mundo infantil, pero seguro. Y de hecho el proceso de registro obliga al usuario a incluir una dirección de correo electrónico de los padres, con el fin de obtener su autorización.

 

fotomontaje: Fer Partch, nuestro corresponsal
en los metaversos, visita el mundo virtual de Barbie

Quizá en un futuro muy lejano, los habitantes de Second Life, de Barbie Girls, de World of Warcraft, de Eve, y de Entropia Universe, puedan saltar de mundo en mundo y compartir experiencias.

Print Friendly, PDF & Email