Astrid Berg de DR, Danish Broadcast Corporation, la radio pública danesa, apunta en radiocable.com, tras la polémica por el caso Güemes o el fichaje de Aguirre y otros políticos por empresas privadas, que “es un problema de ética que no se resuelve endureciendo la ley”. Asegura que le soprende que en España ante actos dudosos de sus miembros, los partidos respaldan a los sospechosos, mientras que en Dinamarca se desvinculan. Y revela que en su país no existe una ley de incompatibilidades para políticos

Astrid Berg

Astrid Berg asegura tras los casos de Güemes o Aguirre: “No se trata de ilegalidades, sino de temas éticos, de moralidad y de lo que es socialmente aceptable.” Y añade: “Lo interesante es que en España siempre se enfoca todo en el caso particular, pero se debería enfocar más en la posición del partido. Porque esto perjudica mucho a los partidos y les corresponde a ellos, porque no han sabido tener una posición ética clara sobre estos temas”.

La corresponsal no cree que la solución pase por endurecer la Ley de Incompatibilidades: “Siempre cuando hay casos de corrupción o algo que bordea lo legal, se habla de más leyes y transparencia. Pero yo creo que tiene más que ver con desarrollar posiciones éticas. Y ese es el problema, porque requiere una cultura ética que no se puede aplicar con una ley”.

Considera que ante estos casos la responsabilidad tiene que estar en los partidos: “aqui los partidos defienden a sus miembros o ex miembros hasta que se demuestra que han hecho algo ilegal. En Dinamarca en cambio, un partido no querría estar vinculado a una persona que ha hecho algo que no esta bien visto éticamente ante la ciudadanía”.

Astrid Berg explica que en su país no hay Ley de Incompatibilidades: “Si un politico se pasa a la esfera privada simplemente pierde el dinero que le corresponde por haber trabajado en política”. Pero añade “cuando un caso genera incertidumbre sobre si podría haber choque de intereses, muchas veces los partidos se alejan o el propio político se desvincula para no perjudicar al partido. Por ejemplo el Ministro de Cultura ha dimitido por un caso que generó dudas sobre sus intereses y los fondos para un proyecto cultural”.