No es un cambio aún del modelo productivo español, pero sí una señal esperanzadora de que se puede abrir una nueva “pata” de apoyo: las empresas de biotecnología españolas han igualado a las cifras de facturación del sector turístico y colaboran con un porcentaje similar al PIB de España: un 10,9% el turismo y un 10,35%, la biotecnología. Y la tendencia al alza es especialmente notable, ya que en 2008, este sector apenas suponía un 2,9% del PIB.

(Foto: Flickr/Hagerstowncc)

Los datos los acaba de poner de relieve ASEBIO, la Asociación Española de Bioempresas en su informe 2015, elaborado con la facturación de 2014, último año analizado en profundidad. La patronal ha destacado además el crecimiento “sostenible e imparable” del sector a pesar de la crisis, que ha logrado superar en 2014 los 107.000 millones de euros de facturación, un 13,8% más que en el ejercicio anterior. Y eel empleo ha crecido el 2,91% hasta los 177.973 trabajadores.

Hay que puntualizar que ASEBIO engloba en sus cálculos tanto a las empresas estríctamente biotecnológicas o biotech como a las que tienen este sector como línea secundaria de negocio. Asi en total, en 2014 había 2.742 compañías en España dedicadas a este sector, con un ligero retroceso del 3,14% con respecto a las que había en 2013.

Sin embargo en lo que respecta a las que tienen en la biotecnología su actividad principal, el número creció un 13,36% hasta contabilizar 628 empresas. Esto coloca a España como el segundo país con máyor número de biotechs, sólo por detrás de EEUU.  Y aunque en estas compañías el empleo cayó un 6,90% la facturación creció un 6,75% hasta los 7.591 millones de euros, lo que supone que las empresas estrictamente biotech aportaron el 0,73% del PIB.

En cuanto a distribución geográfica, Cataluña se reafirma como la comunidad autónoma con una mayor concentración de empresas usuarias de la biotecnología (21,21%), seguida de Andalucía (11,83%) y la Comunidad de Madrid (11,52%). Por distribución sectorial, destaca el predominio de las empresas de alimentación (62,7%) y salud humana (25%), aunque en las empresas estrictamente biotecnológicas, se invierte el orden: salud humana (61,9%) y alimentación (28,8%).

 

Print Friendly, PDF & Email