El corresponsal del diario belga Le Soir y la RTBF considera en radiocable.com que la presidencia española de la UE ha sido “complicada” porque el propio gobierno de Zapatero puso el listón muy alto y casi ningún objetivo se pudo cumplir, a parte del acuerdo sobre los datos bancarios. Guillaume Bontoux cree que la crisis tuvo parte de culpa, pero también la aplicación del Tratado de Lisboa que creaba cargos fijos a nivel europeo. Aunque de cara a la presidencia belga que ahora comienza, explica que esto puede ser beneficioso dada la complicada situación interna que vive Bélgica.

Guillaume Bontoix

Guillaume Bontoux también hace notar que a la aplicación del Tratado de Lisboa se unió también el factor de un nuevo Parlamento, con lo cual la presidencia española “no empezó a ser efectiva hasta marzo”. Teniendo en cuenta que en mayo se desató la urgencia de adoptar medidas para hacer frente a la crisis, “no hubo tiempo para aplicar las ideas y reformas” que había propuesto el Gobierno de Zapatero.

En cuanto al rol de Bélgica como sucesora de España en la presidencia rotatoria, el corresponsal explica que al no haber todavía gobierno en el país tras las últimas elecciones, no se sabe quien va a asumir la tarea. Pero Bointux cree que esto puede suponer una ventaja porque ahora hay un presidente fijo del Consejo que además es belga y “la situación en Bélgica puede favorecer la emergencia de Van Rompuy”. Y augura que será en cualquier caso una presidencia “en la continuidad”.


(Foto: Flickr/President European Council)

Print Friendly, PDF & Email