L??Economiste publica un texto en el que destaca que las revueltas populares en países como Tunez, Egipto, Barhein o Libia están beneficiando a las Islas Canarias como destino turístico. El diario marroquí también argumenta en otro artículo que España debería cambiar su modelo turístico para mejorar la coordinación con las Comunidades Autónomas y con sectores económicos como el medio ambiente.

Una playa de Canarias
(Foto: Flickr/Francia Carolina Gomez)

L´Economiste analiza primero como “los acontecimientos actuales en los países árabes van a afectar profundamente al turismo en el Mediterráneo. A corto plazo, algunos dicen?que mientras unos pierden, otros ganan. Las autoridades de las islas Canarias han mostrado abiertamente, que esta crisis les beneficia y que el nivel de ocupación hotelera podría alcanzar el 100%. Los malos resultados que han tenido hasta ahora no solo eran debido a la competencia de los países mediterráneos árabes, sino a su incapacidad de renovar sus productos y servicios para hacer frente a la evolución a la demanda turística”.

En concreto considera que “la década de los 90 provocó un crecimiento mal organizado y muy peligroso, y en pocos años, se pasó de cuatro millones de visitantes a diez. El agotamiento llegó a partir del 2002: las islas Canarias han perdido dos millones de turistas cuando su capacidad de alojamiento crecía hasta los 18 millones de turistas. El año 2009 fue terrible con un retroceso del 12,3%. La solución no sólo consiste en sacrificar precios. Los ajustes deben ser estructurales para volver a ganar en calidad y competitividad, diferenciándose de la competencia, concretamente con Marruecos?.

En otro artículo firmado por Robert Lanquar, el periódico reflexiona sobre la necesidad de que España renueve su modelo turístico: “en el campo turístico, los problemas persisten: los cambios se hacen esperar a pesar de los múltiples llamamientos de la prensa especializada y de las asociaciones de empresarios turísticos? El proyecto español ??Horizonte 2020?? ha de ser revisado completamente… debería servir para garantizar la coordinación en dos aspectos fundamentales: primero, con las autonomías que, en una España que se federaliza, tienen un peso cada vez más significativo en la política turística; segundo, con los otros sectores de la economía nacional, empezando por el medio ambiente, pero también la construcción, la sanidad, los transportes?”

[Más noticias sobre España en la prensa extranjera en la sección Nos Miran]

Print Friendly, PDF & Email