Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Día de bronca y datos. Ambos tienen que ver con Cataluña, y ambos nos van a obligar a reflexionar. Con Zapatero en Bruselas, jarabe de palo a la Ministra de Fomento. Magdalena Álvarez se salvó ayer de la reprobación, pero hoy, en el Parlamento, ha tenido que afrontar una sesión feroz. No cabe duda de que la titular de fomento ha cometido errores, pero no es menos cierto que ha sido utilizada para emboscar otras responsabilidades y para ofrecer a la indignada ciudadanía catalana un culpable universal y un buen linchamiento público. Ocurre además, que Cataluña va a ser uno de los campos de batalla claves en las próximas elecciones, con lo cual todo es leña para un gran fuego. Pero el día nos traía, además del ruido y la furia, una interesante aportación sobre el tema.

Imagen de previsualización de YouTube

 Datos; datos ofrecidos por el BBVA, y respaldados luego por el Ministerio de Economía. Con ellos en la mano, se demuestra que Cataluña fue abandonada presupuestariamente durante el mandato de Aznar, que atendió de forma preferente a Madrid. En esas dos legislaturas, Cataluña dio muchísimo y recibió muy poco. Veremos luego las cifras. Son fuertes. Convendría que recordáramos que mientras tal cosa pasaba, las quejas procedentes de Cataluña eran interpretadas como prueba de su voracidad insolidaria. O sea, la comunidad hacía un negocio redondo. Menos recursos y más enemigos. Se iba rezagando, perdía capacidad de modernización y, desde partidos y medios nacionales, se iba ampliando la zanja. Ahora, cuando todo parece haberse descosido a la vez, se ha puesto de manifiesto un problema de relación muy serio, muy serio. Engáñese quien quiera engañarse haciendo exorcismos con la ministra a la que le pilló de guardia el terremoto. Ojalá fuera tan sencillo.”

Print Friendly, PDF & Email