La corresponsal de Les Echos y L´Express destaca en radiocable.com el hecho de que el 8M “volviera a tener sentido” en España gracias a la movilización de 2018, pero considera que a pesar de la fuerza del movimiento feminista se ha avanzado poco en la igualdad entre hombres y mujeres, especialmente en cuestiones laborales. Incluso apunta que la crisis “borró” los esfuerzos que se hicieron con las leyes de igualdad de 2007 al centrarse los agentes sociales en salvar el “empleo de verdad”, masculino e industrial. Por eso señala que no cree que nadie deba ponerse medallas en este asunto. Aunque Cécile Thibaud sí señala un caso positivo, el de las “Las Kellys” que considera han aportado mucho al movimiento feminista al sacar a la luz las desigualdades que hay en la sociedad cuando se considera un trabajo según sea más masculino o femenino.

Cécile Thibaud explica que durante años le pareció que el 8M era una “fecha coartada” con poca relevancia en la vida de las mujeres. Pero destaca: “fue muy interesante ver el año pasado como de repente el 8 de marzo volvía a tener sentido. En España, especialmente, con el efecto del caso de La Manada o el Metoo, había una nueva toma de conciencia. Y de repente una fecha más bien vacía se cargaba de voluntad de actuar y reivindicar y con muchas chicas jóvenes en la calle. El tema es que un año después, hay que preguntarse ¿en qué se ha avanzado?”

En este sentido resalta que el último gobierno español ha vuelto a tomar las riendas y ha empezado a hablar de los planes de igualdad. Pero apunta: “Pero las leyes de igualdad son del 2007. No imponían cuotas, pero obligaban a las empresas a reflexionar sobre los recursos humanos. Y vemos que esto no ha funcionado y no ha cambiado casi nada. Se ha quedado en papel mojado. Y lo ha reconocido la propia ministra de igualdad, Carmen Calvo. Incluso hemos visto que la crisis ha borrado absolutamente los esfuerzos en materia de igualdad”.

La corresponsal explica que en estos últimos años, “la conciliación ha pasado a ser considerada como un lujo. Y la prioridad absoluta de los sindicatos y los agentes sociales ha sido salvar el `empleo de verdad´ entendido como masculino e industrial. Por eso me molesta un poco ver ahora como un gobierno, partido, la izquierda o los sindicatos se cuelgan medallas. Nadie se las puede poner en materia de igualdad. Incluso si algunos hacen más que otros, tampoco es para tirar cohetes”.

Cécile Thibaud insiste en que considera que se ha hecho poco por igualdad en materia laboral, pero señala un aspecto positivo: “Lo más interesante en estos últimos años, ha sido el movimiento de `Las Kellys´, las limpiadoras de hotel. Son mujeres con poca formación, de cierta edad, de origen diverso, algunas inmigrantes, que se han organizado y apoyado entre ellas para contestar en cierta forma a una ausencia sindical”. Y revela que una de ellas le señaló la paradoja de cómo mientras en las fábricas de montaje de coches, las líneas están organizadas para que los trabajadores no hagan un movimiento en falso que les de dolor de espalda y tengan cierto confort, no se había inventado nada para ayudar a las limpiadoras a levantar un colchón o limpiar debajo de la cama.

La periodista francesa señala: “el hecho de que se inventen exoesqueletos para ayudar al operario de una cadena de montaje del automóvil, pero nada para ayudar a las limpiadores me parece revelador del punto de vista de la sociedad, los empresarios y los sindicatos”. Y añade: “Creo que `las Kellys´ han aportado mucho al movimiento feminista. Cierta dignidad por un lado y también han sacado a la luz las desigualdades que hay en la sociedad cuando se considera un trabajo según sea más masculino o femenino. Ahora se están montando más cosas sobre la misma idea. Hay una toma de conciencia. Pero nadie se debe poner medallas porque queda muchísimo por hacer”.

Cécile Thibaud es corresponsal de L´Express, La Tribune de Geneve y Les Echos y escribe asimismo para Sud-Ouest y Challenges. Lleva en España desde el año 2001. Anteriormente trabajó para Le Nouvel Economiste y Telerama. Ha sido además hasta 2015, vicepresidenta del Círculo de Corresponsales Extranjeros en España. Algunos de sus artículos han analizado la Justicia española -desde señalar la “deriva” de tras el caso Garzón a destacar a los “pequeños jueces” que han hecho temblar a los poderosos-, el relanzamiento de la economía, el “negocio” de los abogados con los litigios bancarios o la crisis del periodismo en España.

Print Friendly, PDF & Email