Ya es posible convertir cualquier smartphone en un microscopio capaz de visualizar especímenes de hasta 1/100 de un milímetro. Y el accesorio, que han desarrollado unos investigadores australianos, se puede crear con una impresora 3D para que sea aún más accesible como herramienta científica.

Los responsables del invento, que ha sido destacado en la revista Scientific Report, son investigadores del CNBP (Centre of Excellence for Nanoscale BioPhotonics) dirigidos por el Dr. Antony Orth de la RMIT University. Y la tecnología de su clip es especialmente innovadora porque no requiere energía externa o fuente de luz para funcionar. Le sobre con el destello del propio móvil para poder operar.

Ofrece un rendimiento microscópico de alta potencia que permite visualizar especímenes de hasta 1/100 de milímetros como células de animales, plantas o sanguíneas y núcleos celulares varios. Su creadores señala que puede estar especialmente indicado para usar en áreas remotas y para trabajos de campos en lugares donde los microscopios más grandes sean engorrosos.

Con idea de facilitar su distribución, el CNBP ha puesto además los archivos de impresión en 3D del clip accesibles de forma gratuita, para que cualquier pueda convertir su móvil en microscopio.

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o información: