Stefanie Müller analiza el impacto que el escándalo por las emisiones manipuladas que afecta al gigante automovilístico alemán está teniendo en España a nivel social y el que puede tener a nivel económico. La corresponsal de Wirtschaftswoche asegura en radiocable.com que el caso afectará con toda probabilidad a las inversiones comprometidas en España y sobre todo puede obligar a Volkswagen a deshacerse de Seat, la pieza más débil del grupo.

Stefanie Müller explica que el impacto del caso Volkswagen afecta “sobre todo a Alemania” donde es un escándalo de enorme dimensión que va a “dañar muchísimo a la imagen del país y a la marca made in Germany”. En este sentido añade: “creo que, por ejemplo, tiene un gran impacto en cómo se ve a Alemania desde España. Siempre ha habido cierta admiración pero ahora, a raíz del escándalo, creo que se está aprovechando para relativizar la corrupción en España, señalando que ésta existe en todas partes, incluso en Alemania.”

Pero señala: “Siempre he dicho que en Alemania también existe la corrupción, pero es diferente. Es más sofisticada, porque hay controles más estrictos a nivel más bajo que en España”. Y pone de relieve que en el caso de Volkswagen parece que el escándalo afecta al nivel más alto de la compañía. Y apunta además a otra diferencia significativa con respecto a España: la reacción ante el caso: “En Alemania, se ha reaccionado de manera directa y en la propia empresa ha habido dimisiones inmediatas. Creo que esa una lección que se podría aprender en España.”

La corresponsal también valora las posibles consecuencias económicas que el escándalo podría tener para España: “Volkswagen podría verse obligada a vender Seat, que nunca ha sido una marca rentable. Se quedaron con ella por compromiso político y le ha reportado subvenciones. Pero es un asunto muy delicado, porque quizá Volkswagen trate ahora de deshacerse de Seat.” Aunque advierte que será difícil encontrar comprador para la marca de origen español. Explica que ella ha intentado escribir sobre este asunto en su revista: “pero en Alemania creen que nadie va a querer comprar Seat, por lo cual no es una opción y es un asunto que mantiene a Volkswagen bloqueada.”

Stefanie Müller recuerda que Volskwagen siempre ha sido un gran aliado de los gobiernos españoles con Seat, pero advierte de que se avecina una etapa de gran “incertidumbre” para la compañía que puede afectar a la producción: “No creo que ni Audi, ni Seat se vayan a poner ahora a producir en España el todoterreno planeado. Seguramente se tengan que parar o frenar las inversiones a nivel mundial, porque Volskwagen no va a tener liquidez.”

Preguntada por los temores de que el escándalo puede incluso acabar con la empresa, la periodista sostiene: “Volkswagen no va a quebrar. Es demasiado grande. Pero Seat si podría. La gente va a seguir comprando coches de Audi o Porsche porque el producto es muy bueno. Pero Seat es una empresa que no es rentable. Nunca lo ha sido. Es verdad que en los últimos años han mejorado las ventas, pero es posible que si no se encuentra comprador para la empresa, se tenga que liquidar. Veo un problema grande para Seat, porque es la pieza más débil de todo el grupo. Y Volkswagen se puede ver obligada a deshacerse de todo lo que no sea rentable.”

Stefanie Müller también menciona que, aunque ella no ha escrito sobre las implicaciones del escándalo Volkswagen para España en los medios con los que colabora, si lo ha hecho sobre el proceso independentista de Cataluña, un tema que interesa mucho en Alemania. Y señala un vínculo entre ambas noticias: “Si Seat no sigue, será un gran problema para Cataluña. No sé si con la independencia podrían sobrevivir sin Seat. El sector automovilístico es muy importante para Cataluña.”

Print Friendly, PDF & Email