La sequía afecta a España

La sequia que sufre Cataluña, donde la escasez de agua puede afectar proximamente a Barcelona y la controvesia surgida por el posible trasvase del Segre son el nuevo capítulo de la llamada “Guerra del agua” española. Una guerra dificil de entender fuera de nuestras fronteras tal y como explican a radiocable.com Josto Maffeo, corresponsal de Il Messaggero y Thierry Maliniak de La Tribune.

Ni en Italia, ni en Francia se ha dado nunca un debate de estas características -trasvase sí, trasvase no, regiones con abundancia frente a regiones con escasez-, en un tema tan sensible como es el agua. En ambos casos cuesta entender que la gestión de un recurso tan valioso se haya transferido a la regiones y no se haga a nivel estatal. Pero sobre todo llama la atención lo que tanto Jostto Maffeo como Thierry Maliniak no dudan en calificar de “resurgimiento de egoísmos nacionalistas”.

En Italia no hay sentimientos regionales… Yo no recuerdo una gran guerra de regiones que tengan agua que les sobra que se la nieguen a regiones que la necesiten. Hay más solidaridad” asegura el corresponsal de Il Messaggero para quien el gran problema es que España es en la práctica un estado federal que se niega a reconocerse como tal.

Llama la atención que la división no es entre partidos políticos, sino que está dentro de cada partido, segun de donde es cada cual” apunta Maliniak. También revela que ha intentado hacer un dossier sobre la polémica con los trasvases en otros países europeos para La Tribune… y no ha encontrado ningun otro caso donde el debate se plantee como aqui.

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post
  1. No es de extrañar que ni en Italia ni en Francia se hayan dado estas cuestiones.
    En Francia no hay una diferencia tan acusada entre zonas de clima y pluviometría mediterránea, continental y atlántica. Y además es un Estado altamente centralizado.
    Y en Italia no se ha producido este problema.
    El asunto se agrava en España, porque debido a la experiencia acumulada con el Tajo-Segura, ninguna región potencialmente “donante” (normalmente de economía deprimida) quiere verse mangoneada en sus recursos para impulsar aún más la diferencia económica y social entre su situación y un desarrollo aún más insostenible de las regiones “receptoras”.

  2. Decir que en Italia no hay sentimientos regionales, es descubrir porque es corresponsal aquí, ya que ahí no estaba muy enterado de lo que pasaba: en Italia hay un sentimiento del Norte hacia el Sur, que no es comparable ni con lo del diputado catalán llamando “señorita andaluza” a la Ministra de Fomento en el Parlamento catalán.
    Y no es cierto que sea un trasvase de la abundancia a la necesidad, sino que es de la necesidad interior de unos agricultores que no van a poder regar este año se trasvase o no (y ya veremos en el verano si se podrá beber), a la necesidad costera con el mar al lado y la falta de previsión.
    Que séquen el interior así nos vamos todos a Marina d’Or.
    Ah, y el trasvase es de Cataluña a Cataluña, así que nacionalismo o regionalismo es demasiado vago, mejor interior-costa.