El diario chino Xinjingbao publica un analisis de los problemas que la burbuja de la construcción ha provocado en la economía española y traza paralelismos con la situación en China. De hecho consideran que la crisis española es en realidad una “señal de alarma para el vibrante sector del ladrillo chino”. Y advierten que la construcción no es una industria emergente, no tiene el valor de desarrollo innovador y se basa en la riqueza de los próximos 20 o 30 años de las familias.

Edificio en construccion en China
(Foto: Flickr/Becubed)

El texto que está firmado por Tang Weiyi explica primero algunas de las claves puramente españolas: ??en noviembre de este año, el coste de financiación de la deuda española aumentó un 18%, lo que puso al país frente a una crisis similar a la de Irlanda. El otrora próspero mercado inmobiliario español dejó un gran número de proyectos de construcción inacabados. El dinero que los promotores urbanísticos utilizaron para financiar sus proyectos se basaba en préstamos bancarios, que ahora se han convertido en deudas tóxicas.”

Tras esta primera descripción local, dan una visión más global: “En los últimos años, el sector inmobiliario ha experimentado sin lugar a dudas un crecimiento desorbitado, tanto en China como en otros países. Debido a los grandes beneficios y la rápida riqueza que genera este sector, en muchos lugares se han relegado las industrias tradicionales a un segundo plano, haciendo de la construcción el pilar del desarrollo económico de un país y dependiendo de la venta de tierras para obtener riqueza. Sin embargo, sostener la riqueza futura en el sector inmobiliario no puede durar demasiado, y después de una breve luna de miel, los riesgos acumulados en el sector inmobiliario hacen que aparezca una gran cantidad de edificios inacabados que dan lugar a una crisis del sector.”

El Xinjingbao considera que “El precio de un desarrollo ciego es la caída irremediable del mercado inmobiliario, al ser incapaz de superar la prueba. La crisis a la que se enfrenta el sector inmobiliario español es en realidad una señal de alarma para el vibrante sector del ladrillo chino. Muchas personas piensan que China, a causa de su enorme número de habitantes, tiene un gran poder adquisitivo, pero el sector inmobiliario no es una industria emergente, ni tiene el valor de desarrollo innovador.”

“Cuando los terrenos escasean, cuando la riqueza se convierte en vigas y cemento, y cuando se construyen edificios con la riqueza de los próximos 20 o 30 años de las familias, el sector inmobiliario, y puede que hasta la economía, podrían enfrentarse a una grave crisis en caso de que por alguna razón de repente se llegara a cortar el flujo de préstamos?.

Print Friendly, PDF & Email