El diario galo destaca en un artículo como las compañías españolas están optando por las ventas al extranjero para salir de la crisis. Y detallan el caso de Castellón, la 8ª provincia española más exportadora y los ejemplos concretos de Ceracasa o la pyme Colección Alexanda.

Un edificio de Ceracasa
(Foto: Flickr/Ceracasa)

La Croix detalla el caso de la empresa de material cerámico Ceracasa: “Tras el crash inmobiliairo de 2007, la industria pasó de 25.000 empleos directos en la “época grande” a 16000 hoy. Ceracasa sólo ha podido mantener 150 de los 225 empleados y su volumen de ventas disminuyó en un 40% a 20 millones de euros. `Pero hemos compensado parcialmente la caída en el consumo interno con nuestras ventas al exterior´, explica Carlos Cabrera su presidente. Hace 10 años, el 70% de su producción era para el mercado interno y el resto para exportación. La proporción ahora se ha invertido, como para todo el sector.”

Y añade: “La provincia de Castellón es ahora la octava en el país (de un total de 50) en número de empresas exportadoras y por lo tanto contribuye significativamente a la reducción del déficit comercial observado a nivel nacional desde hace tres años. Para muchos grupos españoles, los clientes extranjeros son una tabla de salvación inmediata, cuando el crédito bancario y la inversión están parados a nivel doméstico.”

El texto también menciona a la fábrica de muebles Colección Alexandra: “Esta empresa familiar con 50 empleados ha capeado la crisis sin reducción de salario o despidos. Aun mejor, la veintena de empleados que trabjan esta mañana en la fábrica están a plena capacidad. `La fundadora de la empresa siempre se ha centrado en las exportaciones que suponen un 90% de nuestra facturación´, dice Juan Robles, miembro del departamente de marketing, que nos recibe ante la ausencia del equipo directivo, que está en una Feria Internacional en Rusia.”

[Leer el artículo completo en La Croix]

Print Friendly, PDF & Email