El diario marroqui Al Bayane publica un artículo en el que analizan la incidencia del fraude fiscal en España. Y comentan que la “economía subterránea representa el 23% del PIB”. Un dato que dobla la media de la Unión Europea y que explica la “guerra sin cuartel” que están librando las autoridades españoles contra este problema.

 

El artículo de Mohamed Boundi sostiene que ??aunque no haya ningún estudio oficial sobre el fraude fiscal en España, numerosos informes, estudios y datos demuestran que esta práctica afecta entre el 20 y el 25% del total de operaciones fiscales, es decir el doble de la media de la UE. Esta situación es corroborada por otros datos adicionales como el hecho de que el dinero en efectivo en circulación supone el 10% del PIB frente al 5% de la zona euro y el 6% en la UE.”

El texto también destaca que “el volumen de billetes de 500? en circulación alcanza los 111 millones de euros, es decir el 30% del total de los billetes emitidos por la UE y el 64% del valor total del efectivo en manos de los españoles?. Como media, la hacienda pública deja de ingresar 70.000 millones de euros en impuestos, a pesar de las medidas adoptadas por el gobierno”.

Al Bayane detalla la situación y se hace eco como “las autoridades económicas españolas están librando a una guerra sin cuartel contra el fraude fiscal, la evasión de capitales y el blanqueo de dinero. Son prácticas que tuvieron su gran momento durante los años de opulencia y prosperidad económica resultado del enriquecimiento ilícito por medio de operaciones ilegales. Numerosos métodos se han usado para este fin, como ha sido la recalificación de terrenos rurales en perímetro urbano?”

También analizan los fraudes más utilizados generalmente por los españoles: “afectan sobre todo al IVA; falsas facturas para eventuales desgravaciones fiscales; no declarar a los trabadores contratados para evitar el depósito de las cotizaciones a la Seguridad Social y el IRPF; ejercer una actividad lucrativa al  mismo tiempo que se cobra el subsidio de paro; operaciones internacionales opacas o fraudulentas; movimientos de capitales en paraísos fiscales; falsos precios de compra-venta, empresas pantalla, etc.”

Print Friendly, PDF & Email