El semanario económico británico en un analisis de la última cumbre europea, menciona las sospechas en la UE de que España infló sus datos de deficit de 2011. En su sección Charlemagne´s Notebook, al igual que anteriormente hizo la agencia Reuters, citan a una “fuente de alto rango en Berlin” que asegura: “Todo el mundo sabe que los españoles están mintiendo con sus cifras”.

Foto del Consejo europeo
(Foto: Flickr/European Council)

The Economist asegura: “Un novato en las cumbres europeas, el señor Rajoy ha estado jugando a un juego extraño. Tuvo cuidado de no hablar de cifras concretas con los demás líderes europeos. Pero tan pronto como salió de la cumbre, declaró que el déficit de España para este año sería del 5,8%, en lugar del objetivo acordado del 4,4%. Insistió, sin embargo, que España se situaría por debajo del límite de déficit del 3% en 2013, como estaba previsto.”

“La pregunta ahora -prosigue el semanario- es como de estricta va a ponerse la Comisión Europea al interpretar sus nuevos poderes para controlar las economías nacionales y pedir reforma, respaldada con la amenaza de multas semi-automáticas. Destacadas funcionarios en Bruselas dicen que podrían, en teoría, vivir con el “derrapaje” español este año.”

“Pero se resisten a socavar el nuevo sistema de gobernanza y a dar a los mercados, en calma en los últimos tiempos, una nueva razón para el pánico. Después de todo, Bélgica se vio recientemente obligada a hacer recortes adicionales para cumplir con su objetivo, e Italia también ha hecho más recortes para equilibrar el presupuesto para el próximo año” recogen.

Y añaden: “Alemania, además parece estar en un estado de ánimo intolerante. Hay irritación porque que el gobierno español está retrasando el presupuesto en espera de las elecciones regionales de Andalucía que el partido del Sr. Rajoy espera ganar, y hay sospechas de que han inflando las cifras de deficit del año pasado para culpar a su predecesor socialista. La comisión dice que quiere volver a revisar los números. Sin embargo, una fuente de alto rango en Berlín lo explica más claramente: `Todo el mundo sabe que los españoles están mintiendo sobre las cifras´”.

[Leer artículo completo en The Economist]