El prestigioso semanario británico destaca en un artículo que el español tiene más hablantes nativos que cualquier otro idioma a parte del mandarín, pero su fuerza en el mundo ha sido mucho menor que la que le correspondería por peso. Hasta ahora. Aprovechando la publicación de un libro que traza y repasa la historia y evolución del español, The Economist resalta el auge del idioma y las iniciativas que pueden hacer aún más brillante su futuro.

Es la segunda vez en dos meses que The Economist publica un texto en defensa del español. En abril abogó por la remodelación del idioma diplomático de trabajo en Naciones Unidas: “El uso de francés hoy en día es anacrónico y el único reemplazo lógico es el español” aseguraron.

El artículo de The Economist

The Economist asegura: “Lengua oficial de casi dos docenas de países, el español es uno de los idiomas más importantes de la historia, pero su fuerza está muy por debajo de su peso. Escritores como Borges, García Márquez y Vargas Llosa han destacado en la alta cultura y en la baja cultura, la salsa y las telenovelas son  exportaciones populares. Pero el español ahora está muy por detrás de su rival cercano, el francés, en uso diplomático. Y más patentes se presentan en alemán, que tiene muchos menos hablantes.”

El texto añade: “Aunque se trata de un solo idioma, el español varía considerablemente. Esto confunde a los anunciantes que podrían vender al mundo de habla hispana entero. Como les pasó a los fabricantes de champú que descubrieron que `cabello chino´ significa pelo rizado en casi toda América Latina, salvo en Ecuador, donde significa pelo liso.”

El semanario concluye: “Las academias de la lengua oficiales de los distintos países de habla hispana están trabajando juntas para suavizar las diferencias más perturbadoras y crear una especie de `español genérico´. Si esta bonhomía lingüística se acompaña de cooperación económica y política, el español puede esperar un siglo 21 brillante.”

[Leer el artículo completo en The Economist]

The Economist es un semanario británico que se publica desde 1843 y considerado un referente en el  análisis de las relaciones internacionales y la economía. Su opinión influye en la imagen exterior de los países, en los inversores internacionales y marca la agenda de otros medios de comunicación. Pertenece  en un 50% al grupo Pearson -que también edita el Financial Times- mientras que el resto está en manos de accionistas independientes -incluyendo a miembros del staff- y la familia Rothschild. Su linea editorial es neoliberal tanto a nivel económico -a favor del libre mercado, la globalización y la libre inmigración- como en temas sociales -han apoyado el matrimonio gay, la legalización de las drogas o el control de armas-. Y politicamente han respaldado tanto a candidatos conservadores como de izquierdas. Sus artículos no van firmados. Su circulación en 2012 ha sido de 1.574.803 ejemplares.   

Print Friendly, PDF & Email