¿Se prepara a los alumnos para el futuro o para el pasado? ¿Es lo mismo aprender con un cuaderno que con un ordenador? ¿Debe un niño aprender a memorizar como antes o a interrelacionar? ¿Que será más útil para su futuro? ¿y para la sociedad?…

El plan para dotar de un portátil a todos los alumnos de primaria anunciado por el Gobierno ha abierto un debate en España sobre el auténtico impacto de las herramientas tecnológicas en la educación. Algunos  estudios defienden que el uso del ordenador mejora el rendimiento y la motivación escolar, pero otros se muestran escépticos. Aunque existe bastante consenso en que la tecnología tiene potencial para revolucionar realmente la educación, si además se integra en un nuevo método de enseñanza y se forma en él a los profesores.

 

Portatiles en una aula
(Foto: Flickr/Ovando)

El Parque de Innovación La Salle, Toshiba España y el parvulario de La Salle Bonanova llevaron a cabo un estudio que evaluó durante 3 meses el impacto de la tecnología en la educación y el aprendizaje de niños de 3 años. En un grupo de 52 alumnos de parvulario, la mitad dio clases de matemáticas con cuadernos, lápices, libros de texto y pizarras mientras el resto lo hacía con ordenador Tablet PC, un proyector y una pizarra digital.

Las conclusiones del estudio aseguran que el 84% de los alumnos que usaron ordenadores mejoraron en más de cinco puntos sus calificaciones en matemáticas. Además estos niños realizaron 4 veces más de ejercicios que los de la clase ordinaria y el tiempo dedicado por parte de los educadores a las explicaciones de los ejercicios se vio reducido a la mitad. Estos también detectaron una actitud más positiva y una motivación muy incrementada entre los niños que usaron herramientas digitales.

Hay más ejemplos en favor de la digitalización. Un informe de la OCDE en 2006 aseguró que la mayoría de los alumnos que utilizan ordenadores de forma habitual tienen mejores resultados y rendimiento especialmente en matemáticas que los que carecen de acceso a ellos o los usan desde hace poco. Y se basan en resultados observados en Alemania, Australia, Bélgica, Corea del Sur, EE.UU. y Suiza. Y un proyecto piloto llevado a cabo en Institutos de Madrid demostró que una mejora del 25% en las notas de matemáticas de los alumnos gracias a la tecnología.

En EEUU un estudio con niños afroamericanos a los que se brindó la posibilidad de acceder ordenadores y a un software para literatura, matemáticas y juegos tuvieron una correlación positiva en su rendimiento académico. En Inglaterra también ha habido estudios que certifican que los juegos informáticos mejoran el aprendizaje en los niños.

Sin embargo existe una corriente que defiende que es más importante el método y la práctica docente que el empleo de un medio o artefacto concreto.  Un estudio de la Universidad Oberta de Cataluña en colaboración con la Fundacion Telefónica [ver pdf] concluyó que en los colegios españoles hay pocos ordenadores pero sobre todo se usan mal.

El trabajo se llevó a cabo en 800 centros de Enseñanza Primaria y Secundaria españoles. Y determinó que ni los docentes saben sacarle partido pedagógico a los ordenadores ni los alumnos los utilizan prácticamente para otra cosa que no sea buscar información.

Según el mismo sólo uno de cada ocho colegios tiene más de 10 ordenadores en las aulas ordinarias. En los siete restantes, las computadoras están en las aulas de informática y su uso sigue siendo excepcional.

Y el Informe de Tecnología Educativa 2008  de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) incidía en la idea de que los docentes no tienen la formación necesaria para aplicar las Nuevas Tecnología al aula, lo que reduce mucho la rentabilidad de la inversión en tecnología educativa.

Otras opiniones estiman que lo que hay es un problema de modelo, no de cantidad de ordenadores. Y se cita el informe PISA que ha calculado los efectos de las herramientas digitales en los resultados escolares a nivel internacional.


[Archivo] Toda la información sobre el plan del gobierno aquí:

 22-4-2009 EXCLUSIVA: El gobierno ultima un plan para dar un ordenador a cada niño de primaria