Sobrevolando el Everest en ala deltaA 9.000 metros de altitud y con una temperatura de menos 50º centigrados, Angelo d´Arrigo se convirtió en septiembre de 2004 en el primer hombre que sobrevolaba el techo del mundo en vuelo sin motor. Pero era mucho más que un aventurero intrépido. Le llamaban el Hombre pájaro y antes había sobrevolado Siberia de un extremo a otro guiando con su ala delta a un grupo de grullas. 

Su aventura en el Everest fue sin embargo la que le catapultó a la fama. Despegó del valle de Khumbu y sobrevoló los picos de Namche, Amadablam, Nuptse y Lotse, hasta que llegó al Everest. Estaba tan cerca de la montaña que pudo ver a una expedición de escaladores italiana que subía por la cara nordeste. Y ellos también le vieron a él. Aunque durante este vuelo pasó momentos difíciles y una racha de viento estuvo a punto de costarle un disgusto. 

Imagen de previsualización de YouTube

Se había embarcado en este reto con una especie de ala-delta de última tecnología, pero era un experto de vuelo libre y también usó planeadores, parapentes… Uno de sus proyectos más curiosos fue el de Siberia en 2002. En colaboración con un equipo ruso, llevó a cabo un experimento en el cual se dedicó a guiar a una especie en vías de extinción, las grullas siberianas, para reintroducirlas en su habitat. D´Arrigo voló con ellas y se convirtió en su “madre”, casi como en la película “Volando libres“. Les mostró el camino para la migración, les enseñó a coger corrientes termales ascendentes o donde y cuando descansar.

En marzo de 2006, Angelo d´Arrigo falleció. El destino quiso que fuera volando. Aunque esta vez iba a bordo de un avión y pilotaba un amigo suyo. En su web, que tiene versión en español, puede conocerse mejor a este personaje y ver más videos de sus hazañas. (fuente: fogonazos)

Print Friendly, PDF & Email