BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El pasado 2 de julio, tras la muerte de Dalila por Gripe A, el diario ABC publicó en portada una fotografía de Mohamed el Huarachi, su pareja, con el titular: “Quiero los papeles para la madre de Dalila”. Titulando así, el ABC estaba sugiriendo una relación amoral entre la condición de inmigrante y su condición de víctima y daba a entender sutilmente que Mohamed tenía algún interés oscuro al aprovecharse de la muerte de la mujer.

Lo mismo me equivoco pero, conociendo la práctica periodística, seguro que el titular “Quiero los papeles para la madre de Dalila” ni siquiera correspondía a una afirmación hecha por iniciativa del marido, sino a una respuesta a la pregunta del periodista.

 El enfoque de la portada del ABC, -la elección de esa frase-, al día siguiente de la muerte de la mujer, es una inmoralidad indigna de un periódico que dice defender principios cristianos y compasivos. Es una canallada. Y más allá de la forma está el fondo. Aunque tal demanda se hubiera formalizado no se habría tratado de un atropello a la sociedad -de la que también esa familia es parte-, sino de una exigencia justa a un país cuya sanidad pública fracasó estrepitosamente con su mujer.

 El sistema de nuestro país, como decíamos ayer, se ha ensañado con esa familia: ??El abuelo murió en un accidente laboral, la madre por mal funcionamiento de las urgencias y ahora el bebé? por negligencia médica. Un retrato de nuestras deficiencias.

 Algunos políticos y los medios que amparan sus ideologías tratan de hacernos creer que asfixiar al Estado, quitándole los recursos para dárselos a las empresas privadas, no tiene consecuencias y claro que las tiene. Las tiene con los débiles y las tendrá después para con todos los demás. Aunque se nos pretenda presentar a sus víctimas como aprovechados ciudadanos que fagocitan el sistema, la verdad es que ellos son el dedo del sabio que señala la luna.

 

En portada el ABC se olvidó de incluir el resto de la frase: «Quiero los papeles para la madre de Dalila porque nuestro hijo la necesita»

Print Friendly, PDF & Email
6 Replica a este post
  1. El recorte presupuestario, en este caso, o la subcontratación, en otros, acaban redundando en recortes de plantilla o “becarización” del personal. El error humano siempre existirá, pero hay que hacer lo posible para reducir su margen, y en este caso no se hizo por “ahorrar”.
    Por otro lado, yo tuve un portátil de 9V y un CD-ROM de 4,5V, ambos con el mismo enchufe de alimentación. Naturalmente acabé quemando la disquetera. En este caso el error le costó la vida a un niño. Se podía haber evitado por el mismo precio. Lástima…

  2. No había visto esta portada, y realmente se le queda muy mal a uno el cuerpo. Detrás tan tremenda historia, es atroz y enfermizo publicar en portada semejante titular. Rescatar esta frase incompleta para sintetizar una situación tan compleja y terrible es, ya no sólo sensacionalista, sino -insisto- insano.
    Por otro lado siento cierta compasión por la pobre enfermera que asesinó a la criatura, y que merece inexcusablemente (aunque no lo sienta) castigo. También me dio un poco de asquillo el tono de los médicos que dieron las oportunas explicaciones: con la transparencia y resignación que no aplican cuando ellos son los negligentes, y vale que no puedo dar ningún ejemplo, ni lo voy a buscar, pero creo que se me entiende.

  3. Dentro de lo triste de todo esto y por no hablar más de todo lo ya hablado, me resulta asqueante la manipulación del titular pretendiendo presentar como aprovechado a una persona que ha perdido a los miembros de su familia, por no hablar, como bien dices, de la hipocresía de aquellos que en otro momento se manifiestan defendiendo la familia.