“…teníamos pendiente comentar la propuesta de Ibarretxe. Lo hacemos ahora: comencemos diciendo que es ilegal. Con esto debería estar dicho todo. Pero, además, añadimos algunas consideraciones. -afirma Gabilondo en Noticias Cuatro-. 

 Primera: la propuesta es equivocada. Dice querer desbloquear la situación política y no la desbloquea. Proyecta sobre una sociedad herida nuevos elementos de desunión.

Imagen de previsualización de YouTube

Segunda: la propuesta es una incongruencia. No es a Zapatero a quien hay que convencer, sino a un gran número de vascos. Y, sospecho, a un gran número de peneuvistas. Es la insistencia en un diagnóstico desenfocado. Mirar a Madrid para no afrontar la pluralidad vasca. No es Euskadi frente a España. Es un proyecto de país que no comparten muchos en ese país.

Tercera: la propuesta no prosperará. Y provocará, tras la tensión, frustración.

Cuarto: ETA se coloca. Ya tiene una nueva causa. Respecto al PSOE y el PP, una petición y un recuerdo. Les pedimos que no se engañen ni nos engañen. Dice el PP: la propuesta de Ibarretxe nace de la transigencia de Zapatero con los nacionalistas. Dijo el PSOE: el pacto de Lizarra nació de la intransigencia de Aznar con los nacionalistas. Transigencia, intransigencia, nada ha servido de gran cosa.

 En ese viaje, muchos hemos perdido la fe. Un recuerdo útil para decidir la respuesta adecuada: la fórmula épica, la cruzada ??Mayor Oreja-Redondo Terreros?, reforzó al nacionalismo. La fórmula serena, discusión democrática en el parlamento del plan Ibarretxe, fue mucho más eficaz. Post data, post data circular: tras las elecciones de marzo, el que gane, PP o PSOE, necesitará de los nacionalistas. Y volveremos a empezar…”

Print Friendly, PDF & Email