Tiene 23 años y puede decirse que ha tenido suerte.  Su historia es de miles de africanos que cada día abandonan las costas del continente en busca de algo mejor. ?l nació en una patera cuando su madre trataba de huir de Angola. Hoy es futbolista profesional. Juega en el Villareal. Es Mavuba.