“Nuestra intención principal es demostrar que algunos de los mayores potenciales eólicos del mundo están en 10 países que actualmente son los mayores emisores de gases de efecto invernadero”, dice Michael McElroy, profesor de la Universidad de Harvard. Según, McElroy, que ha dirigido un estudio donde demuestra que la energía eólica podría multiplicar por cuarenta las necesidades energéticas del planeta, si en China, Estados Unidos o la India se sustituyeran las plantas de carbón por parques eólicos, podría atenderse la demanda energética mundial.

Según el estudio, publicado en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Science, a través de los molinos de viento se podría generar en EEUU “16 veces la electricidad” consumida, aunque para hacerlo sería necesario “instalar generadores eólicos prácticamente en todas partes”. En ese sentido, señala Manuel V.Gómez en EL PAÍS, “todas las energías son necesarias” ya que las renovables, en ocasiones, “son imprevisibles”. Gómez apunta, a modo de ejemplo, que el pasado 3 de agosto en España “los molinos apenas producían el 1’7% de la electricidad que se consumía” pese a que “la potencia de generación es del 17%”, algo que suele ocurrir “los días en que hace más calor o más frío en la Península Ibérica”. Sin embargo, para McElroy, “con una red europea integrada se podría solucionar el problema intrínseco de la variabilidad del viento”. “Si el viento no sopla en España, puede hacerlo en el norte de Alemania o en Irlanda”, comenta.

El informe se limita a analizar el potencial de energía eólica del planeta, por lo que no deja de ser un estudio “académico” que, en cualquier caso, pone de manifiesto las posibilidades que se nos presentan. “Si hay voluntad política, la eólica y las energías renovables moverán el mundo, sin emisiones de CO2 ni residuos radiactivos, y sin tener que provocar un conflicto tras otro para hacerse con el petróleo”, señalan los expertos.

Print Friendly, PDF & Email