Hacer la primera venta es una de las tareas más importantes para cualquier emprendedor que arranque un proyecto. Y demasiado a menudo no figura entre las prioridades o al menos se le presta menos atención que a desarrollar el plan de negocio, perfeccionar el producto o mejorar la web… El blog Eureka-Startups recopila consejos y sobre todo los errores comerciales clásicos que cometen los emprendedores.

Se mencionan cuatro grandes puntos: Hay que empezar a vender cuanto antes; La familia y amigos no cuentan como primera venta; hay que ser selectivo y exigente con el primer cliente y hay que evitar los descuentos.

Cada uno de estos aspectos permite, además de avanzar en la comercialización del producto, entender mejor las necesidades de los clientes, tener información real del mercado, tener referentes que ayuden a impulsar nuevas ventas y fijar un valor adecuado para el producto a largo plazo.

El texto recomienda: “Hay que dejar de fantasear acerca de la gran idea de producto o del plan de negocio perfecto. Hay que salir a la calle, entusiasmar a los prospects y empezar a vender. Todas las empresas necesitan medirse a la realidad, y la interacción con sus mercados es la mejor manera de hacerlo.”

Print Friendly, PDF & Email