Entre los años 1990 y 2017, las emisiones de gases de efecto invernadero  aumentaron en 51,7 millones de toneladas, lo que supone un 17,9%. En el conjunto de la UE, en cambio se redujeron un 23,5%. Únicamente seis de los 28 países no han conseguido reducir efectivamente estas emisiones en estos 27 años, según pone de relieve un artículo de Manuel Planells en El País, y España es el de mayor peso.

humo ensidesa industria

El inventario oficial de la Agencia Europea del Medio Ambiente señala que Austria, Chipre, Irlanda, Malta, Portugal y España, son los únicos países que han registrado un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990. Chipre es el que mayor incremento porcentual tiene, 57,8%, seguido de Portugal con un 19,5%. España figura en esta tabla en tercera posición, con un 17,9% de aumento, lo que dado el peso del país supone un volumen mucho mayor que el de las otras dos naciones.

El informe detalla que el incremento en España se debe “en gran parte” al “aumento de las emisiones del transporte por carretera, las de la producción de electricidad y calor y las de los hogares y servicios”. Estos datos confirman además que España es uno de los países que menos ha conseguido romper la relación entre crecimiento económico y gases de efecto invernadero. De 1997 a 2007 las emisiones aumentaron un 50% y sólo empezaron a reducirse con la crisis económica a partir de 2008.

Print Friendly, PDF & Email